Página principal | Blogs | Luis Royo | Transparencia en proceso

Transparencia en proceso

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Una crisis económica con un abultado desempleo a cuestas, otra crisis de carácter exclusivamente político y un abominable rosario de casos de presunta corrupción política e institucional han marcado el 2011. En septiembre de ese mismo año, llámese casualidad o no, los diputados y senadores dieron a conocer su patrimonio en las webs de sus respectivas cámaras. Por cierto, la del Congreso permaneció 'colgada' durante varios minutos, ante la masiva curiosidad del soberano. 

No sé hasta qué punto fue coincidente la publicación de las cuentas de la Casa Real mientras Urdangarin hacía 'jogging' en Estados Unidos. Incluso la exministra Carme Chacón ha propuesto que en el PSOE haya elecciones 'a la francesa' para designar al sucesor de Zapatero en la secretaría general del partido. Es decir, unos comicios no limitados a la participación de los afiliados. ¿Se trata de un gesto de apertura cuando la opinión pública por fin debate sobre la transparencia de sus políticos y del uso de su dinero?

Con la publicación del patrimonio de diputados y senadores, de las cuentas de la Casa Real y de las intenciones más democráticas del PSOE -o, mejor dicho, de uno de sus sectores- el hambre de transparencia ciudadana no debe estar saciado todavía. ¿A qué están esperando las organizaciones  que reciben dinero público sin justificar pormenorizadamente su destino final? ¿Serán necesarios más casos de presunta corrupción o de crisis en nuestro país en 2012? Dice el refrán que "no hay mal que por bien no venga". Pero, en este caso, el bien consecuente no destruye el mal que lo genera. A veces, eso sí, maquilla las lagunas de políticos e instituciones. 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00