Página principal | Blogs | Luis Rubio | Se despeja la tormenta

Se despeja la tormenta

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Solo espero que Juliá no cometa los mismos errores: no gastemos lo que no tenemos en jugadores de corte defensivo para luego no tener dinero en caja para buscar el gol, algo que no se entrena, ni el talento que tampoco se mejora con el sudor. Solo espero que Juliá no cometa los mismos errores: no gastemos lo que no tenemos en jugadores de corte defensivo para luego no tener dinero en caja para buscar el gol, algo que no se entrena, ni el talento que tampoco se mejora con el sudor.

"Queremos buscar un equilibrio entre un equipo con experiencia y con juventud, y que haya una mezcla adecuada" afirmó Narciso Juliá el pasado jueves tras la presentsación de Rubén Gracia Cani en la sala de prensa de la vieja Romareda.

El director deportivo zaragocista aseveró que el mercado está, ahora mismo "muy parado y muy lento en general. Se  esperan movimientos que puedan venir de arriba. El jugador que igual quieres contratar y que estarías dispuesto a incorporarlo también espera algo mejor. En ese mercado y en esa situación es evidente que cuesta mucho avanzar y culminar cosas".

Esas palabras fueron toda una declaración de principios. El Real Zaragoza necesita muchos mimbres para construir un cesto sólido y resistente.

Repasemos como está la cosa. Ahora mismo, el Real Zaragoza tiene a 18 jugadores con contrato: Como porteros, Manu Herrera, Whalley y Alcolea; como defensas Isaac, Casado, Fran Rodríguez, Cabrera -de momento- y Rico; como centrocampistas Erik Morán, Diamanka, Barrera, Zapater, Wilk y Cani y como hombres de ataque Ángel, Suárez, Adán Pérez y Dongou.

De todos ellos, no se cuenta con Manu Herrera, Whalley, Alcolea, Diamanka y Adán Pérez. Cinco en total... lo que da 13 jugadores con vínculo contractual e intención de permanencia. Pero de esos 13 habrá que descontar a Cabrera si se traspasa... Doce.

Hacen falta no menos de 3 centrales -se negocia con Marí-, un mediocentro zurdo; cuatro o cinco segundas líneas incluídos varios de banda -uno podría ser Lanzarote- y un par de delanteros. Además, un portero de referencia.

De momento, en la tormenta de nombres que llaman a la puerta de Juliá, muchos defensores. El gol y el talento en la segunda línea se guarda para la recta final del mercado. Será lo más difícil... y caro.

Dijo Juliá que se iban a contratar cuatro o cinco nombres que ya estuvieran el martes en la ciudad deportiva "para poder ver las cosas con un punto más de tranquilidad", señaló textualmente el responsable deportivo zaragocista  y que habría que esperar para incorporar "los tres o cuatro jugadores que pudieran faltar a que el mercado se reactivara y a que las posibilidades también económicas se igualen por la urgencia que todos tendrán".

Traducido: Juliá avisa que de medio campo para atrás será sencillo y complicado, muy complicado, en aquellos jugadores que se pretenden para la vanguardia.
"Paciencia" pedía el jefe de operaciones a la afición. Desde luego, hará falta. Queda por delante un mercado largo y tortuoso en el que dificilmente el Real Zarsagoza partirá con ventaja en ninguna negociación o puja por un futbolista interesante. Es otra de las consecuencias de la vergüenza de Palamós.

Solo espero que Juliá no cometa los mismos errores que algunos de sus predecesores: no gastemos lo que no tenemos en jugadores de corte defensivo para luego no tener dinero en caja para buscar el gol, algo que no se entrena, ni el talento que tampoco se mejora con el sudor.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

1.00