Página principal | Blogs | Salvador Asensio | La cueva de Alí Babá

La cueva de Alí Babá

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Joseph Blatter, presidente de FIFA Joseph Blatter, presidente de FIFA

Lo que era sospecha, se ha convertido en realidad. Lo que hace tiempo se denunció y no sirvió de nada porque se tapó. Por fin ha estallado, comienza el rosario de detenciones, se empiezan a barajar cifras mareantes de millones de euros y dólares que han llenado los bolsillos y cuentas de paraísos fiscales de los ínclitos miembros de la Fifa ahora detenidos y que, en mi opinión, sólo son la punta del iceberg de corrupción que viven los estamentos del fútbol a nivel mundial.

Los incompresibles países donde se han celebrado campeonatos mundiales y europeos, las designaciones de colegiados y jueces de línea para dirigir determinados partidos de los mismos, todavía recuerdo el arbitraje que sufrió España con un egipcio que nos privó de pasar en un Mundial a otra ronda y que se demostró todo lo "raro" ocurrido en el mismo. 

Ha tenido que llegar desde Estados Unidos, donde por cierto el Fútbol no es el deporte preferido, la oportuna investigación y denuncia, las amenazas constantes de erradicar de competiciones y campeonatos a los países que intentaban aclarar las cosas, han frenado en Europa las investigaciones. 

Eso de que el deporte del fútbol, no puede ir a los tribunales de justicia ordinarios, sino que ellos tienen que juzgar y repartir justicia, sin que nadie ajeno pueda intervenir era una barbaridad que parece ha llegado a su fin. Veremos de que forma salpica esto a nuestro ejemplar presidente de la Real Federación Española de Fútbol, caballero que debería haber dejado su cargo hace muchos años, presidente que se niega a clarificar las cuentas de su federación, que no acude a importantes reuniones a las ha sido citado, que mantiene un pulso absurdo con el Consejo Superior de Deportes, que mantiene un oscurantismo fuera de lugar, que se ha preocupado muy mucho de buscarse poltronas europeas para cuando le toque salir de donde está, un viajero de la cúpula europea preocupado de si mismo y no del fútbol al que en teoría debía defender y no utilizar para su beneficio personal.

Se ha dado el primer paso, deseo que no pare y sea el desencadenante de una gran carrera hasta llegar a la meta, que no es otra que limpiar de impresentables, de chorizos y cara duras; un deporte que concita millones de seguidores en todo el mundo.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00