Página principal | Deportes | Los Deportes | (2-0) Una inoportuna pifia

(2-0) Una inoportuna pifia

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Derrota del Real Zaragoza, 2-0, en su visita a Cádiz en un partido que se decidió en dos jugadas aisladas. Los de Natxo González no cuajaron su mejor encuentro, siendo inofensivos en el área rival. Delmás fue expulsado por doble amarilla. Foto lfp.es Derrota del Real Zaragoza, 2-0, en su visita a Cádiz en un partido que se decidió en dos jugadas aisladas. Los de Natxo González no cuajaron su mejor encuentro, siendo inofensivos en el área rival. Delmás fue expulsado por doble amarilla. Foto lfp.es

El Real Zaragoza caía derrotado en su visita al Ramón de Carranza de Cádiz, en un partido enmarañado que los gaditanos llevaron a su terreno. Un 2-0 que impide que los aragoneses den un paso importante de cara a los playoffs, objetivo que todavía deberán sudar mucho para conseguirlo. Y, ante el Albacete, pierden también a Delmás y Buff por sanción.

En el once de Natxo González, la única novedad respecto al Sporting de la entrada de Febas en mediapunta en lugar de Papu. Enfrente, un Cádiz sin Salvi pero con Álvaro García. Y prácticamente en el primer balón que tocó el extremo, concedía a Barral un pase dentro del área y, a la media vuelta, batía con un derechazo a Cristian haciendo un auténtico golazo.

Cinco minutos había durado en buena disposición el Real Zaragoza en el césped, con un acercamiento de Toquero cuyo disparo detenía con facilidad Cifuentes. Pero tocaba sufrir. Una de la premisas de Natxo durante la semana eran minimizar las pérdidas en salida de balón y su equipo, precisamente, tropezaba una y otra vez sobre esa misma piedra. De hecho, entre Álvaro y Barral el quebradero de cabeza para los maños estaba bien localizado.

Poco a poco, a partir del minuto 25, los aragoneses sí se empezaron a sentir más cómodos con balón, una vez que la presión local comenzó a disminuir, especialmente la de Perea sobre Eguaras. Eso sí, no llegaba el peligro en ningún momento, siendo Lasure con sus conducciones hacia dentro el que mejor entendía las necesidades de su equipo.

Precisamente en un pase interior del zurdo, el balón acababa en Borja Iglesias, quien estrellaba el balón en la madera a pesar de que la jugada había sido anulada por fuera de juego. Era la última de una primera parte en la que, en su recta final, el Real Zaragoza sí ofreció credenciales como para pensar en la remontada.

SEGUNDA PARTE

La segunda mitad arrancaba con Carrillo teniendo la sentencia para el Cádiz, fallando, y con Ros amenazando con un gran disparo lejano que detenía Cifuentes. El guion, muy similar, con los maños tratando de dominar a un ritmo bajo de partido y su rival viviendo de la velocidad de Álvaro y de la calidad de Perea. Visto que no había suficiente reacción, doble cambio en el 58.

Entraban al césped Raúl Guti y Oliver Buff en sustitución de Ros y Aleix Febas, en otro día muy desacertado del catalán. Pero todavía se pondría más cuesta arriba el partido. Julián Delmás veía la segunda amarilla en una jugada que nunca se tuvo que producir, por una falta previa a un jugador zaragocista. El árbitro prefería expulsar al canterano y, además, en la jugada siguiente encontraba el Cádiz un espacio en ese costado y Álvaro García sentenciaba por debajo de las piernas de Cristian.

A pesar de la agravante situación, el Real Zaragoza no se echaría atrás. Aunque ya lógicamente sus ataques se veían muy mermados. Pombo entraría por Toquero en la recta final. Pero nada se podría hacer ya, aunque sí que se tuvo el amor propio como para acabar el choque en campo contrario. Derrota por 2-0 y los playoffs que deberán ser perseguidos con mayor dureza por parte de los blanquillos.

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0