Página principal | Especiales | Aragón solidario | Feaps reclama un módulo especial en Zuera

Feaps reclama un módulo especial en Zuera

Son veinticuatro, tienen entre 20 y 60 años, la mayor parte de ellos presentan discapacidad mental ligera, y, por lo general, internaron en Zuera por robos, aunque hay casos puntuales de asesinatos y violaciones. Son los reclusos con discapacidad intelectual reconocida que, actualmente, atiende Feaps-Aragón (Asociación Aragonesa de Entidades para Personas con Discapacidad) en la cárcel zaragozana.

Desconocen el número total de personas internas en cárceles aragonesas que pueden presentar discapacidad intelectual. Lo achacan a la falta de test previos y a la negativa de los reclusos a pasar por estar pruebas. No obstante, calculan que, al igual que ocurre con el grueso de la población mundial, entre el 1 y el 3% de las 2.204 personas que actualmente hay internas en las cárceles aragonesas (Zuera, Daroca y Teruel) pueden tener algún grado de discapacidad mental: entre 20 y 70 personas.

Precisamente, esa falta de estudios y contabilizaciones exhaustivas sobre la población reclusa con discapacidad es lo que, según la psicóloga y coordinadora del programa en cárceles de Feaps Aragón, Esperanza Marín, impide que se ponga en marcha un módulo especial para reclusos con discapacidad intelectual en Zuera. “Facilitaría mucho el trabajo; sería conveniente que existiese”, afirma Esperanza Marín.

Una carencia de estudios que la responsable del programa de rehabilitación de personas reclusas y exreclusas achaca a la falta de medios. En 2005, Feaps ayudaba a tres reclusos, hoy atiende a veinticuatro. Detrás de este aumento, Esperanza Marín percibe el incremento de la población reclusa y una cierta disolución del halo negativo que rodea a la discapacidad mental que lleva a que cada vez más gente se someta a pruebas intelectuales.

Esperanza Marín recuerda que los reclusos con discapacidad viven en el mismo ambiente y se enfrentan a los mismos problemas que las personas con capacidades mentales dentro de la media. “Les cuesta asumir las normas, de ahí que se produzcan comportamientos inadecuados”, explica la psicóloga de Feaps. Habilidades sociales, adaptativas y temas de higiene son los ámbitos en los que está asociación detecta más problemas.

Once personas componen el equipo de Feaps Aragón que, dos veces por semana, sube a Zuera para atender a los 24 reclusos: la responsable, Esperanza Marín; ocho voluntarios, la mayor parte de ellos psicólogos, y dos estudiantes en prácticas que estudian Psicología por la UNED.

Los miércoles, de diez de la mañana a dos de la tarde, suben para organizar talleres en el módulo de enfermería. Otro día, atienden individualmente a los reclusos y les asesoran en temas personales, legales e instancias.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0