Página principal | Especiales | Aragón solidario | Fundación Juan Bonal en Nepal

Fundación Juan Bonal en Nepal

La situación en Nepal tras los terremotros trajo consigo una primera fase de caos, en la que era difícil conocer la magnitud de la tragedia.
Hoy, las evaluaciones sobre el terreno abren la puerta a ofrecer ideas más claras, y las consecuencias de la emergencia ya se cuantifican de forma fiable.
La cifra de muertos asciende hasta los 8.787.
Las casas destruidas alcanzan
las 500.745, y otras 279.330 han sido dañadas seriamente.
Esto supone que 2.8 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, y 864.000 la necesitan con urgencia, además de encontrarse en zonas de difícil acceso.
La pobreza aumentará el próximo año, debido a los daños en infraestructuras y su impacto sobre el desarrollo y la capacidad de recuperación del país. Esto significa que la pobreza alcanzará a 7.78 millones de personas.
La reconstrucción del país se cifra en un coste de 6.6 billones de dólares.
La situación se va normalizando, aunque permanece el miedo. Los supervivientes están traumatizados. Los Jesuitas que trabajan en Nepal, en colaboración con las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, perciben cómo los recreos en el Colegio de San Javier son más
silenciosos que antes.
El gobierno se esfuerza por centralizar y canalizar la ayuda recibida, pero la falta de una política clara no facilita las cosas, provocando retrasos y dificultades burocráticas.
Afortunadamente, la comunidad jesuita ha recibido ya
los permisos necesarios para
implementar el proyecto de ayuda humanitaria en el que colabora Fundación Juan Bonal.
La dificultad mayor es, a menudo, el acceso a determinadas áreas, pues muchos caminos han quedado bloqueados o dañados, debido a los corrimi
entos de tierra. Además, la orografía del terreno es especialmente difícil. En ocasiones, es necesario caminar entre 5 y 10 horas poraminos de elevada pendiente, con los materiales a cuestas.La respuesta de los Jesuitas ante la emergencia.El Padre Bonifacio, de la comunidad de Jesuitas que viven y trabajan en Nepal, con la que colaboran las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, nos dice que "Nepal está devastado, pero no derrotado".

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0