DIARIO ARAGONESEspecialesCanal viajesCasas de Esper, en Cinco Villas, muestra su historia a través de la ruta de las minas de cobre

Casas de Esper, en Cinco Villas, muestra su historia a través de la ruta de las minas de cobre

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
ANTIGUAS-MINAS-DE-COBRE-DE-ARDISA-2

Las minas de cobre de Casas de Esper, una pedanía del municipio cincovillés de Ardisa, fueron motor económico de la zona durante años. Hoy, totalmente en desuso, se han convertido en un atractivo turístico y, por ello, el ayuntamiento de la localidad procedió a comienzos del 2019 a la señalización de una ruta que conduce hasta ellas: la Ruta de las Minas de Cobre.
Se trata de un recorrido sin dificultad para realizar estrictamente a pie de unos 20-30 minutos de duración que arranca desde Casas de Esper para conducir a los senderistas hasta la boca de la antigua mina. Para ello, y gracias a una subvención de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), se tuvo que acondicionar el camino y señalizarlo.
Durante el trayecto, se han colocado paneles que explican el tipo de flora y fauna que se puede contemplar. Por ejemplo, es propio de este entorno el pino carrasco, el romero, el enebro de la Miera, las aliagas y el coscojar.
Igualmente, entre la fauna se pueden ver especies como el jabalí, la perdiz roja, el zorro, el corzo y los buitres. En los paneles explicativos aparecen las huellas que dejan marcadas estos animales en el suelo para poder buscarlas en el suelo.
Comarca de las Cinco Villas: Un rincón de Aragón para perderse
Una vez en la boca de la mina se puede leer la historia de esta en un cartel explicativo en el que se dice que muchos de los vecinos del municipio trabajaban en ella.
Además, se cuenta que las extracciones se depositaban en el exterior, porque en las minas de Casas de Esper nunca se llegó a construir un cargadero. Desde ese punto, los camiones accedían y se llenaban directamente a pie de mina, pasando a través de un puente de un solo ojo que se cayó años después de cerrarse la mina como consecuencia de una riada.
Entre los materiales que se extraían estaban la malaquita (de tono verdoso) y la azurita (azulado). Se pide que quien encuentre este tipo de material no se lo lleve a casa, “ya que forman parte del patrimonio minero y de la historia de Casas de Esper”, señala el alcalde de Ardisa, Jesús Torralba.
La recuperación de este elemento es “un recurso turístico que nos ayuda a dar a conocer parte del patrimonio local y a recuperar una parte de nuestra historia que había caído en el olvido”, dice el alcalde ardisano.
Así, gracias a esta iniciativa “se da a conocer un elemento casi desconocido, tanto para los vecinos, como para los habitantes de otros municipios cercanos y los turistas”, precisa el primer edil. No obstante, desde el consistorio recuerdan “que no es posible acceder al interior de la mina, dado el peligro que entraña. Hay un cartel de aviso en la boca que así lo indica”, concluye Jesús Torralba.
DESCENSO DEL GÁLLEGO
Otro modo de hacer turismo en Ardisa es descubrir el río Gállego, ya que en la localidad existe un embarcadero, el único que hay en la Comarca de las Cinco Villas.
Este próximo sábado, 17 de agosto, tendrá lugar allí una de las actividades acuáticas más divertidas de la temporada estival en la comarca: el Descenso del Gállego.
Comarca de las Cinco Villas: Un rincón de Aragón para perderse
Será a partir de las 9.00 horas, momento en que los 100 participantes se desplazarán desde Ardisa hasta el puente de Santa Eulalia para salir posteriormente al río sobre las 10.30 horas. Las plazas se completaron en tres días, un buen modo de conocer la riqueza natural de esta zona.

Compartir en:

Y ADEMAS ...