Placebo y yo

Placebo y yo

 

Me relaja observar durante horas el trabajo de las hormigas llevando ramitas y otras cargas varias veces más pesadas que ellas mismas.

También recordar veraneos en Asturias sentada en lo alto de un acantilado viendo la puesta de sol.

Por otro lado, me sube el ánimo y me divierte ponerles caras raras a los niños pequeños que me miran mientras sus madres no me ven.

Esos, entre otros son mis pequeños placebos personales. Esas vitaminas preventivas con efecto inmediato en mí estado de ánimo que arreglan parte de mis males o al menos suavizan el peso de algunos días o temporadas.

El mundo del placebo es antiguo.

En la medicina son  sobradamente conocidos experimentos con medicamentos y placebos, resultando ambos casi igualmente eficaces en tratamientos sobre diversos malestares.

Si nuestra cabeza, fe, mente, esperanza o lo que sea es tan poderosa, trabajemos con ella, animémosla a seguir por ese camino, el camino de la autoconfianza y sanación.

 Ana Vicente

Naturopia

 

 

 

 

 

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00