Página principal | Especiales | Canal salud | Enfermedad de "Moya-moya"

Enfermedad de "Moya-moya"

Enfermedad de "Moya-moya"

Doctores del área de Neurocirugía Vascular del Hospital Miguel Servet de Zaragoza han llevado a cabo, por primera vez en Aragón, una intervención a un niño para tratar el estrechamiento anormal de los vasos que nutren su cerebro, enfermedad conocida con el nombre de Moya-moya.

La enfermedad Moya-moya es una rara patología vascular descrita en los años cincuenta en Japón que impide que el flujo sanguíneo llegue de forma adecuada a una gran parte del cerebro. La enfermedad tiende a progresar y se manifiesta con infartos cerebrales, sobre todo en el caso de los niños.

En el caso detectado en Aragón, se trató de un niño que sufría estos infartos sin causa conocida. Tras las pruebas pertinentes, se confirmó que el pequeño padecía el síndrome de Moya-moya. Aunque en ocasiones se trata estos procesos con medicación, en este caso, el equipo médico consideró que era preciso operar.

La operación consistió en una revascularización de la zona empleando la arteria carótida externa, que no estaba afectada. Se trata de la primera vez que se hace esta intervención en Aragón. Según los facultativos responsables de la intervención, a la complejidad propia de toda neurocirugía y el inherente riesgo quirúrgico, se sumaba el hecho de que se trataba de un niño y con una red vascular enferma. “No tiene unos vasos sanos, sus paredes son más finas de lo normal y, además, estamos hablando de un niño, por lo que sus arterias son aún más pequeñas”, han señalado los doctores David Fustero y Javier Orduna, neurocirujanos del Hospital Infantil del Miguel Servet de Zaragoza.

“En este caso, la arteria receptora del bypass era de menos de un milímetro”, ha explicado el doctor Orduna. A esta dificultad se sumó el hecho de que se intervinieran los dos lados del cerebro en dos operaciones distintas, “un caso técnicamente muy complejo, muy exigente”, ha informado Orduna.

Al niño, que ya hace vida normal en su casa, se le operó en julio del año pasado (la primera vez) y en abril de este año. Ambas intervenciones fueron realizadas por los doctores Fustero y Orduna con la colaboración del doctor Luis González Martínez, responsable de la Unidad de Neurocirugía Vascular del Servicio de Neurocirugía del Hospital Miguel Servet.

El pasado mes de junio también se intervino por primera vez en Aragón un caso de crecimiento anómalo de los huesos de la cabeza (craneosinostosis polisutural compleja). Habitualmente se opera a una quincena de niños cada año por este problema, pero el proceso de junio era especialmente complicado ya que, hasta ese momento, en el mundo se habían publicado menos de cincuenta casos similares. “Teníamos que ampliar el cráneo para que el cerebro pueda crecer y el niño se desarrolle con normalidad”, ha comentado el doctor Orduña.

Las técnicas empleadas en las anteriores operaciones se aplican también a otro tipo de patologías vasculares en niños y adultos y, para estar continuamente entrenados, los especialistas practican con distintos modelos experimentales, tanto en el CIBA (Centro de Investigación Biomédica de Aragón) como en el departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de Zaragoza.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0