Página principal | Especiales | Canal salud | Camino a la adaptación

Camino a la adaptación

El consejero Sebastián Celaya, en imagen de archivo El consejero Sebastián Celaya, en imagen de archivo

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución eficaz a su comunidad. Los trastornos mentales representan aproximadamente el 14% de la carga global de enfermedad, especialmente unidos a las situaciones más desfavorecidas de desempleo, la emigración, la pobreza y la marginación. 

Todavía hay discriminación y no hay apoyo social, por lo que queda por delante un gran camino por desarrollar. El plan del Departamento de Sanidad sobre salud mental para los próximos cuatro años plantea la asistencia orientada y centrada en las necesidades del usuario, que le proporcione las soluciones en el nivel más adecuado y más cercano posible.

Asimismo, también pretende incorporar y potenciar el desarrollo de nuevos modelos organizativos, priorizando el desarrollo de la continuidad de la asistencia y el trabajo en red de todos los profesionales; y reforzar el valor de la atención especializada.

Para ello se deben conseguir centros de salud mental acordes a las diversas necesidades (infanto-juvenil, adultos, geriatría…) con programas específicos para los trastornos de salud mental más graves, ya sea en dispositivos del propio Salud o de Educación o Servicios Sociales.

Por otro lado, se apuesta por incrementar la oferta horaria de los tratamientos ambulatorios y favorecer la hospitalización parcial así potenciar las consultas de enfermería y facilitar las interacciones con los grupos de familiares. También se quiere definir las relaciones de los trabajadores de salud con este campo y desarrollar actividades conjuntas con sus profesionales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja integrar la salud mental en la asistencia primaria, ofrecer atención en los hospitales generales y crear servicios comunitarios de salud mental. Además señala como uno de los principales objetivos la promoción de la salud para garantizar a los niños un comienzo saludable en la vida y evitarles trastornos mentales en la edad adulta y en la vejez. Éstas son algunas de las recomendaciones que tendrá en cuenta el Departamento de Sanidad a la hora de elaborar su plan de salud mental, que abarcará 2016-2022.

Éste contendrá programas y actuaciones en materia de promoción y prevención pero también que permita una atención de calidad con equidad, sostenibilidad y participación. El punto de partida será el plan anterior, que finalizó en 2010, y donde quedaban muchas áreas por desarrollar.

El Plan está orientado a mejorar la atención a los pacientes con trastorno mental graves, garantizar la recuperación y rehabilitación con reinserción en la sociedad si es posible, establecer una estrategia específica para niños y jóvenes y otra también para psico-geriatría. Para ello será esencial recuperar espacios y asegurar la accesibilidad y por eso se mantendrán las unidades de salud mental en los barrios, se incrementarán el número de camas de agudos ampliando la unidad del hospital Minguel Servet y se procederá a la reparación del centro psicosocial Nuestra Señora del Pilar. 

Además, se participará con agentes implicados y entidades sin ánimo de lucro, constituyendo un consejo asesor de salud mental, cuya misión será colaborar en la elaboración del plan y seguir su cumplimiento además de otras cuestiones. En estos momentos se está modificando la formación del mismo, porque en el anterior había “excesiva representación del sistema de salud en detrimento de usuarios y profesionales”, según mantiene el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya.

También hay intención de crear una red de procesos de rehabilitación y reinserción y revertir la situación de entidades que colaboran sin contrato en vigor (Agustín Serrate, Sociedad Cooperativa de Ejea y Fundación Rey Ardid), para lo que el Departamento está trabajando en la elaboración de las condiciones que regularán las regulación del mismo con toda la red de rehabilitación concertada, cuyo oferta se fracciona en cuidados parciales y no contempla un conjunto. 

Plantea establecer para cada paciente un proceso de rehabilitación que contemple todas las actuaciones y establecer un sistema por el que se responsabilicen al conjunto del proceso y a cada equipo profesional de las unidades de salud mental que lo hayan derivado responsabilizarlo del seguimiento de los mismos y evaluación de los objetivos a seguir. También se quiere modificar el funcionamiento de la comisión de seguimiento debiendo derivar al paciente con un diagnóstico preciso, con actuaciones que necesita y revisión periódica. 

Asimismo, estarán los planes individualizados para niños y jóvenes y a personas mayores con estrategias específicas. Estos presentan necesidades específicas y el objetivo es que se eviten la sobremedicación y sobrediagnóstico, el aislamiento, la sobrecarga de cuidadores, el fracaso escolar, la estigmatización social y la exclusión. 

Por último, se aborda la coordinación entre los servicios del Departamento, la Atención Primaria y las unidades de salud mental para atender a los pacientes en el recurso más adecuado por su complejidad, por lo que habrá que modificar el modelo de derivación. El médico de Atención Primaria dará información suficiente a la unidad de salud mental y ésta indicará qué profesionales tienen que tratarlo y dónde.

Los que no tengan trastorno grave serán atendidos en las unidades de salud mental de los centros comunitarios, enviando un informe al médico de Atención Primaria con orientación diagnóstica y orientaciones para su seguimiento. Por su parte, los equipos de Atención Primaria propondrán actuaciones para seguimiento y contarán con la labor de los profesionales de enfermería. 

También tendrán contactos con la red de servicios sociales para la rehabilitación y reinserción del paciente de salud mental. Establecerán un marco de colaboración para lograr la continuidad de la asistencia y cuidados.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0