Página principal | Especiales | Canal viajes | Buscadores de oro, actividad de moda

Buscadores de oro, actividad de moda

Pilar Carrizosa con David Bruno, buscando oro en Francia. Pilar Carrizosa con David Bruno, buscando oro en Francia.

El turismo de experiencias está de moda, y convertirse en buscador de oro de fin de semana es una de las actividades de ocio más practicadas dentro de las recientes tendencias de corte deportivo.

La propuesta de escapada, promete: Coordenadas: Toulouse, capital de Midi pyrenees. Backstage: con eco de los cátaros y castillos con fantasma.Perderse por el suroeste de Francia y llegar a los laberínticos caminos entre los departamentos de Aude y Ariège(a media hora de Toulouse en tren rumbo sur), abre el telón de fondo hacia la meca de los buscadores de Oro del país galo. Sus ríos invitan a buscar el jugo dorado de sus aguas lo que probablemente conllevará que algunos nostálgicos se retrotraigan a las épocas donde los viejos western pretendían hacerse ricos. Pero esta no es la idea. La propuesta es divertirse y pasar un  fin de semana diferente con un paisaje que hechiza: los ocres de Ariège. Y la llamada del río es el sonido que cautiva mientras un sendero serpenteante dibuja un camino hacia él. Una rápida visual enderredor recuerda que se pisa antiguo terreno de Cátaros. Idea recogida en una ruta de 200 kilómetros en medio de una naturaleza preservada que además conservas sus tradiciones. Y todo discurre formando parte del terreno que custodia el Parque Natural Regional con una variedad de fauna y flora excepcional, con trashumancias de ovejas y vacas entre un conglomerado de montaña, bosque de castaños y llanuras cuya reputación se remonta al tiempo del Medievo. ¿Un ejemplo? Su castillo. Se localiza en Foix, la capital de Ariége. Vigila al visitante desde una colina. Fue morada Gastón Fhèbus, conde soberano del Condado de Foix,  del siglo XIV. Pero la vista vuelve al río…


Por esta parte de Francia hay gentes que por hobby se lanzan a sus aguas para intentar  dar con el oro que destilan, su  jugo más preiado. David Bruno, es un buscador de oro que vive a 10 minutos de Foix,  en las Forges de Pyrène. Organiza clases de búsqueda del preciado metal además del campeonato anual de buscadores.
“Hace falta un buen equipo y paciencia”, dice. “Los ríos Arige y Le Salat” sueltan  bastante polvo de oro y plata, pero no pepitas.  Aunque…antes de entrar en acción  hay que dominar la técnica del bateo. Esto se aprende en un cursillo de 2 horas y equipados con unas botas de goma, pala, colador y al agua”. 
Tras la hazaña de dos jornadas de mañana, uno se puede llevar el botín a casa. Y… un imprescindible es dar un paseo por esos caminos con vistas hacia los pirineos. El punto y final de la escapada lo pone Saint Lizier, un punto sacro camino de peregrinos Camino de Santiago. No hay que perderse: la catedral, que exhibe frescos del Medievo con un bello claustro románico; la Farmacia del siglo XVIII, una de las 30 mejores conservadas de Francia con los utensilios originales y el Museo del palacio de los obispos que custodia un tesoro con piezas de oro.


Para reponer fuerzas nada mejor que degustar las viandas locales en un amplio reparto de una cocina fusión de los pirineos con el sabor francés, cocina de mercado entre el pasado y la modernidad con unas-gastro-vistas impresionantes las que arroja el restaurante  Carré de l’Ange Palais des Evêques( www.lecarredelange.com.) El chef Paul Fontvieille  sorprende con sus productos de mercado y de cultivo ecológico con el fin de respetar el medio ambiente ofreciendo ingredientes de alta calidad maridados con unos buenos vinos, el otro oro, quizá, de estas tierra de Francia.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00