Página principal | Especiales | Canal viajes | Zagreb y la temporada del Adviento

VIAJE A CROACIA

Zagreb y la temporada del Adviento

Čazma es una de las ciudades más recomendables para visitar en Croacia Čazma es una de las ciudades más recomendables para visitar en Croacia

Como muchas otras costumbres o tradiciones, el Adviento, el período del año litúrgico marcado por los preparativos para la celebración de la Navidad, ha ido cambiando a lo largo del tiempo y, en los lugares donde aún se celebra plenamente también ha evolucionado hacia un lado más festivo que atrae incluso a visitantes y turistas de otros lugares. Es el caso de Zagreb, la capital de Croacia

Nada más atractivo en un viaje que vivir de cerca las tradiciones del país que visitamos. En este aspecto, el mes de diciembre es uno de los más curiosos para disfrutar de Zagreb, pues las calles de la capital de Croacia se llenan de actividad celebrando el Adviento, los días previos a la Navidad. El Adviento es un período de espera, de vigilia, en el que la gente se reunía y también se divertía. Esa faceta más lúdica y festiva es la que tal vez predomine hoy en día, pero el espíritu de la celebración sigue siendo el mismo. Y en un marco nevado, como habitualmente suele ser Zagreb por estas fechas, el ambiente se convierte en algo muy particular.

UN PROGRAMA LLENO DE ACTIVIDADES


Mercados navideños, conciertos, espectáculos, exposiciones y otras propuestas del Advent Zagreb convierten a la ciudad durante el mes de diciembre en un hervidero de ideas para disfrutar de ella. Los principales rincones de la capital se llenan de música, como la Plaza Ban Jelačić que ofrece un programa durante las mañanas, de 10 a 14 horas, y los fines de semana (de 17 a 21 horas). Más música, de tema navideño esta vez, es la que se puede escuchar en el antiguo pabellón de música del parque Zrinjevac (de 12 a 23 horas). Además aquí se pueden comprar adornos navideños o especialidades gastronómicas de Zagreb “de otros tiempos”, como el krpice sa zeljem (pasta con col), una especie de buñuelos de manzanas o zapečene štrukle (pastel con queso al horno) junto con chocolate caliente y vino cocido. Por su parte, la plaza Cvjetni es el punto de reunión para los amantes del jazz.

Las calles que rodean la plaza Ban Jelačić se llenan de nuevo de puestos con el mercadillo navideño donde comprar regalos, dulces, pintorescos adornos de Navidad y objetos de artesanía. Otro mercado, pero diferente, es el que propone del 15 al 24 de diciembre la iniciativa Artomat, que ha reunido a creadores y artistas ‘no convencionales’. Junto a ello, talleres educativos, charlas y presentaciones en esta mini feria de arte que, además, es gratuita.

Tampoco falta el belén viviente. Está en la plaza Kaptol y de él se encarga la asociación Canacolo. Además de su excelente escenografía, lo mejor  es que se trata de un proyecto en el que participan jóvenes que han vivido en situaciones de marginalidad.

Para los más pequeños: diversión en la plaza Britanac y con el Alegre Tranvía de la Navidad, que recorre la ciudad en compañía de Santa Claus, hadas, duendes y numerosos personajes de cuentos. Para los mayores y pequeños: visitas guiadas especiales, con actividades como hacer una bola de cristal de nieve, o con las visitas “Fulirando” cerca del funicular (en Tomićeva), una puesta en escena para vivir una vuelta al pasado de Zagreb, a los fantásticos años 30 del siglo pasado.

La guinda del pastel la pone el Cuento de Navidad de Čazma: esta pequeña población situada en los alrededores de Zagreb es conocida por su naturaleza intacta y su agricultura ecológica. Pero en invierno, la atracción principal es la granja de la familia Salaj y lo que han llamado El cuento navideño de Čazma. Empezaron decorando con luces la casa y algunos árboles pero hoy casi cualquier rincón y objeto del exterior de esta granja se ilumina con bombillas de colores, creando un escenario nevado de auténtico cuento de hadas. 

EL SABOR DE LAS TRADICIONES

Hay muchas costumbres en Croacia relacionadas con el Adviento que nos hablan de las particularidades de los lugares y momentos en que se originaron, además de sus conexiones con el resto de la cultura europea. Por ejemplo, los regalos tradicionales de la Navidad en Croacia eran manzanas decoradas que los jóvenes entregaban a las chicas, o la siembra de semillas de trigo antes de Navidad, que simboliza la renovación de la vida y la fecundidad.

En Croacia también existe la tradición de decorar un árbol de Navidad, exactamente desde 1850. Los primeros árboles utilizados eran de hoja caduca, y sus ramas se decoraban con manzanas, naranjas, ciruelas, peras, nueces doradas y avellanas o caramelos de azúcar, papel y figuras de vidrio. En las zonas costeras, los niños decoran sus casas con salvia, hiedra o ramas de pino que simbolizaban la fuerza de vida ante el invierno.

También con ramas de pino o de algún árbol de hoja perenne se elabora uno de los símbolos más característicos de esta época, la corona de Adviento. Se trata de un anillo hecho con estas ramas vegetales, que tienen un significado preciso: el pino y el acebo simbolizan la inmortalidad, el laurel la victoria sobre el pecado y el sufrimiento, y el cedro la fuerza y la curación. La corona también tiene a menudo una rama de romero, la planta que la leyenda dice que protegió a la Virgen María en su huida a Egipto. A la corona se le añaden cuatro velas, y se sitúa sobre una mesa. Cada domingo del Adviento se enciende una de las velas, que son de distinto color (tres de color púrpura y una roja) y significan cosas diferentes: la creación, la encarnación, la absolución y el final de la espera.

Esta tradición está llena de símbolos cristianos pero su origen parece remontarse a tiempos pre-cristianos, cuando se encendían fuegos en un círculo de tierra invocando el retorno de la primavera y los largos días cálidos.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

5.00