Página principal | Especiales | Real Zaragoza Reportajes | Premio a la irregularidad

REAL ZARAGOZA - OPINION - JORGE URRIZA

Premio a la irregularidad

FOTO J. FERNANDEZ FOTO J. FERNANDEZ

 

Tras un mes delante de folios y libros debido al calendario estudiantil toca ponerse de nuevo manos a la obra. Poco han cambiado las cosas desde la última vez que estuvimos por aquí, y la verdad es que seguimos siendo igual de irregulares.

En las últimas semanas se han intentado cambiar muchas cosas. La llegada de Alfaro y Perone, la entrada en el once de Lasure y el cambio de esquema, entre otros aspectos han tratado de darle un aire nuevo al equipo sin mucho éxito.

El Real Zaragoza avanza en el campeonato dando bandazos. La fractura es evidente si hablamos de números, pues al equipo le cuesta sumar puntos una barbaridad. Pero este factor resulta igual de evidente y palpable si hablamos de juego.

Antes de comernos las uvas vimos por primera vez a Eguaras liderando el equipo por delante de la defensa sin la compañía de Zapater y, por lo tanto, el rombo. En lo personal, se vio al navarro mucho mejor aquel día y desde entones ese ha sido su sitio. Como viene siendo normal, una de cal y otra de arena, Alberto Zapater se vio desplazado ocupando la demarcación de interior donde no se encuentra tan agusto. Nada se le puede reprochar al capitán maño, pero la realidad es que ese no es su sitio.

Otra buena noticia ha sido la aparición de Lasure. El canterano debutó en liga como titular y desde entonces tampoco ha sido relevado. Al igual que hizo Delmás, el zaragozano crece partido tras partido y cada vez se le ve más cómodo en la categoría. Por otro lado, Jorge Pombo ha sido adelantado en el campo para ocupar la posición de delantero. Allí se ha visto al mejor Pombo de la temporada, y aunque no siempre ha brillado parece que Natxo ha encontrado su posición.

Pero pese a todas estas noticias positivas que parecen vislumbrar un once inicial más definido, el Real Zaragoza sigue siendo el mismo de toda la temporada. A dos puntos del descenso, la zona roja de la tabla está cada vez más cerca, por lo que la efectividad y la continuidad pasarán a ser una exigencia.

Muchas veces vulnerable en defensa y otras tantas ineficaz en ataque. El Real Zaragoza es incapaz de encarrilar dos partidos buenos. En numerosas ocasiones Natxo se ve sobrepasado por el rival y es incapaz de corregir los errores del planteamiento inicial. Este fin de semana hemos visto por primera vez como los cambios eran realizados con tiempo suficiente, pero con el mismo resultado. En cuanto nos ahogan las subidas de los laterales estamos muertos

Y con todo esto, nosotros, los aficionados que acudimos cada fin de semana a la parroquia como buenos feligreses sin importar el rival o las condiciones meteorológicas. Vemos el partido abstrayéndonos de todo y, cuando se nos ocurre quejarnos por el juego tras haber hecho 300km de ida y 300 km de vuelta para ver a nuestro equipo realizar una famélica actuación, parece que moleste o que no se tenga paciencia, pero es normal.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0