Página principal | Especiales | Real Zaragoza Reportajes | El zaragocismo se expande como un virus

REAL ZARAGOZA

El zaragocismo se expande como un virus

FOTO J. FERNANDEZ FOTO J. FERNANDEZ

 

El sábado por la tarde se volvió a inundar La Romareda de felicidad. Miles de zaragocistas se agolpaban en los aledaños del feudo blanquillo para vivir una tarde mágica. Tifo, recibimiento y una afición volcada. Con estos ingredientes nada podía salir mal.

El Real Zaragoza barrió a los asturianos e la primera parte. Dos goles de Borja Iglesias pusieron a los maños por delante. La afición animaba y se divertía con su equipo teniendo el partido un ambiente de grandes citas.

La segunda parte comenzó con el Sporting volcado. Rubén García ponía el 2-1 mientras que Carmona hacía mucho daño por dentro. Natxo movió ficha y el equipo se encontró mucho mejor. Con Guti y Febas en el campo, el Real Zaragoza se desperezó y, aunque Cristian estuvo colosal una vez más, los blanquillos pudieron jugar al fútbol e incluso tuvieron alguna oportunidad para ampliar el marcador.

En el tramo final del partido, el Real Zaragoza tuvo una ayuda extra, su afición. Bufanda en mano el estadio apretaba los dientes junto al equipo. Tras el pitido final, llegó el júbilo. Equipo y afición habían dado una lección de cómo ser uno solo, así como de lo que significa jugar en casa. Y esta unión solo puede ser fruto de unos jugadores que este año sí representan a su afición.

Cinco jugadores aragoneses terminaron el partido sobre el verde de La Romareda. Durante cuatro años hemos vagado por Segunda División obteniendo mejores o peores resultados. A lo largo de esa andadura jamás nos vimos tan representados. Incluso el año del playoff, cuando el Real Zaragoza mejor estuvo, sentía que teníamos buenos jugadores, pero no que realmente fuesen la imagen de su afición en el campo, mi imagen, mi sentimiento.

El año pasado se nos llenaba la boca pidiendo once tíos como Zapater. Este año no tenemos once, tenemos más. Desde luego, los canteranos subidos del filial tienen gran culpa de todo esto, pero como si de un virus se tratase, el zaragocismo se ha extendido en el vestuario

El protagonista de la gran foto del fin de semana, Diogo Verdasca. El luso, tan criticado en algunas ocasiones por sus fallos, se deja el alma en cada partido. Su actitud siempre es un ejemplo para sus compañeros y, además, ayer completó un auténtico partidazo. Con tan sólo veintiún años, Diogo empieza a postularse como un gran central para el futuro. Padece de zaragocismo

De la misma manera, otros jugadores como Papu o Borja se muestran más que entregados con la causa. Este compromiso no se ve sólo en jugadores que pisan el verde. Grippo, lesionado, o Ángel se han manifestado en redes sociales apoyando a sus compañeros y volcados en lograr el objetivo de subir a Primera. El virus afecta a gran parte de la plantilla.

De la misma manera, la ciudad esta contagiada. Zaragoza empieza a volcarse con su equipo y esa es la mejor noticia posible. Es imposible que todo aquel que viniese el sábado a La Romareda a ver un partido de fútbol no se marchase a casa infectado de este virus.

Estoy seguro de que pase lo que pase estos jugadores van a lograr el mejor resultado posible, pues esta plantilla es, en definitiva, una plantilla de zaragocistas.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0