Página principal | Especiales | Reportajes | La tienda de proximidad, el mejor aliado para las compras navideñas

La tienda de proximidad, el mejor aliado para las compras navideñas

La tienda de proximidad, el mejor aliado para las compras navideñas

 

Son las Navidades, unas fechas especiales en las que el consumo se dispara, tanto para llenar las mesas con los mejores productos y tener una celebración por todo lo alto, como para hacer todos esos regalos que llenan de ilusión a niños y a mayores. La lista de la compra se hace más larga que nunca y, aunque los más previsores suelen adelantarse parte de esta labor, muchos son los que esperan a última hora.

Como quiera que sea, frente a otros modelos, el comercio de proximidad ofrece la mejor alternativa para hacer este tipo de adquisiciones. En primer lugar, porque ofrece la más amplia variedad de productos y la mayor de las calidades. Pero es que además, añade otra serie de valores añadidos: la comodidad y cercanía que permiten evitar grandes desplazamientos hasta otros formatos que se ubican en la periferia, un trato personalizado de profesionales con la mayor experiencia en sus respectivos sectores, o la garantía de exclusividad y originalidad, con la posibilidad de adquirir artículos únicos y artesanales, huyendo así de tópicos y productos estandarizados producidos en masa.


 

 

Algo semejante ocurre con los productos que se sirven en las mesas durante la Navidad. Frente a elaborados industriales, cargados de azúcares y grasas de mala calidad, y productos llegados en grandes contenedores tras recorrer miles de kilómetros, los mercados y tiendas ofrecen unos ingredientes frescos y de mayor calidad, no sólo en términos organolépticos, sino también más saludables.  

 

Y es que en un mundo cada vez más globalizado, consumir en mercados y tiendas de cercanía es la mejor forma de impulsar y reforzar la economía local. Comprando en proximidad se consigue incrementar la riqueza del entorno más inmediato, y los beneficios se distribuyen entre las personas más cercanas, y no van a engordar la cuenta de resultados de grandes corporaciones multinacionales.

Además, al consumir en el barrio se ayuda a crear ciudad, a dinamizarla, a que abran nuevos negocios, a dar vitalidad al entorno, a atraer consumidores y turistas, a mejorar los servicios, a crear diversas iniciativas con diferentes colectivos… en resumen, a revalorizar el barrio y a mejorar la calidad de vida de todos los vecinos.

Especialmente en estas fechas, con el alumbrado navideño, las calles llenan del mejor de los ambientes, los comercios se engalanan y proponen actividades, y también el ayuntamiento se esfuerza para realizar propuestas que permitan disfrutar de la Navidad en familia. Tomar un chocolate caliente, recorrer los mercadillos navideños que se instalan en diferentes plazas de la ciudad, visitar el Belén, patinar sobre hielo… con las vacaciones escolares estas fechas son una invitación constante a echarse a la calle y disfrutar.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0