Página principal | Especiales | Reportajes | La descripción del Isaberrysaura se cuela en el top 10 del blog PLOS Paleo

La descripción del Isaberrysaura se cuela en el top 10 del blog PLOS Paleo

La descripción del Isaberrysaura se cuela en el top 10 del blog PLOS Paleo

En 2009 se descubrió en la Patagonia argentina un dinosaurio que pisó su suelo hace 180 millones de años. El nombre escogido para catalogarlo fue el de Isaberrysaura Mollensis, concepto que une el espacio donde fue encontrado -el yacimiento de Los Molles-, y el nombre de su descubridora: Isabel Valdivia, una aficionada a la paleontología que encontró los primeros restos óseos y posteriormente decidió cederlos al Museo Provincial de Ciencias Naturales "Prof. Dr. Juan A. Olsacher”. Este dinosaurio se ha convertido en un caso excepcional, ya que conserva elementos de su contenido estomacal. Concretamente se localizó un cráneo casi completo y un esqueleto parcial.

La descripción de este espécimen fue llevada a cabo por un grupo liderado por el coordinador principal del llamado Aragosaurus, un grupo de investigación de vertebrados del Mesozoico y Cuaternario de la Universidad de Zaragoza. Éste contó también con la ayuda de un equipo internacional, conformado por paleontólogos de la Universidad de Río Negro-Conicet, de la Universidad de la Plata, del Museo Olsacher de Zapala, del Museo de Huincul (Argentina) y de la Fundação para a Ciência-Universidade Nova de Lisboa.

Los dinosaurios siempre han aparecido en el imaginario colectivo y la sociedad siempre ha mostrado fascinación por estas criaturas. Jurassic Park consiguió aplicar en los años 90 una apuesta ganadora digna de aparecer en el Libro del White's, utilizando un contexto propicio para convertir a los dinosaurios en un elemento que se implementó en la cultura popular. Un suceso que generó una nueva hornada de paleontólogos de los que ahora recogemos sus frutos. En el caso concreto del Isaberrysaura muestra que algunos dinosaurios, como los mamíferos modernos, podrían haber sido importantes para ayudar a repartir semillas por todo el territorio.

La descripción de su hallazgo ha sido valorada por Blog PLOS Paleo como uno de los mejores 10 taxones descritos en revistas de esta tipología a lo largo del 2017. La publicación encargada de recoger el estudio fue Scientific Reports, un semanario científico de acceso abierto que publica Nature Publishing Group. Ésta abarca todas las áreas de las ciencias naturales y los documentos no se valoran en función de su importancia, significación o su impacto percibido, sino que se evalúa exclusivamente por su validez científica.

El blog publicó el artículo el 5 de marzo del 2017 y después de 669 votos emitidos en todo el mundo, quedó en la novena posición. Compitió con un total de 45 descubrimientos anunciados entre el 1 de diciembre de 2016 y el 30 de septiembre de 2017. En la muestra podemos encontrar todo tipo de seres, desde hongos extintos hasta dinosaurios terópodos.

El dinosaurio fue encontrado en un yacimiento subacuático, contexto que ayudó a su posterior conservación. La presencia de las semillas se convierte en trascendental, ya que es la primera evidencia de alimentación de un ornitópodo primitivo relativo al período Jurásico. Los ornitópodos estaban dotados de unas extremidades con tres dedos, similares a las que presentan las aves actuales. Se trataba de uno de los grupos de herbívoros más homogenizados de su tiempo, y dominaron totalmente el paisaje estadounidense. Existen evidencias muy escasas con respecto a la presencia de sedimentos alimenticios en las carcasas de dinosaurios herbívoros, lo que magnifica la excepcionalidad de este descubrimiento.

 

Su fisonomía recuerda a la de un Stegosaurus, seres que presentaban un cráneo muy reducido y que ostentaban placas óseas a su espalda. Cabe destacar que esta criatura no presentaba las características placas que definían esta especie y que se trata de uno de los miembros más primitivos de su familia. Las estimaciones en relación con su masa estipulan que su tamaño oscilaba entre los 5 y 6 metros de longitud, datos que lo configuran como un dinosaurio de tamaño medio. Varios estudios también certifican que disponía de una postura bípeda, otro elemento que lo aleja de los estegosaurios y lo posiciona más cerca de los hadrosaurios o los iguanodontes, dinosaurios herbívoros que caminaban sobre sus patas traseras.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0