Página principal | Especiales | Reportajes | Campos de almendras, paraíso de los delincuentes

Campos de almendras, paraíso de los delincuentes

Almendras interceptadas en una operación de la Guardia Civil Almendras interceptadas en una operación de la Guardia Civil

Ni oro, ni joyas, ni billetes. Una nueva modalidad de robo se ha dado en los últimos meses en Aragón y, en ella, el objetivo de los ladrones es recolectar el mayor número posible de kilos de almendras. Un fruto seco que se produce cada vez más en la Comunidad y que, principalmente debido a su elevado precio en el mercado, atrae a los delincuentes.

Desde septiembre, ocho personas han sido detenidas y otras 21 imputadas por delitos de hurto de almendra y la cantidad intervenida supera los 51.300 kilos. 

A principios de septiembre dos hombres de 37 y 44 años, nacionalidad rumana, con antecedentes policiales y vecinos de La Almunia de Doña Godina fueron detenidos como presuntos autores de un delito de hurto y otro de desobediencia grave a un agente de la autoridad. 

Fueron localizados cuando se encontraban en el interior de una finca agrícola de La Almunia de Doña Godina con útiles para la recogida de almendra y una malla extendida bajo los árboles donde ya habían obtenido la mercancía.

A finales de septiembre, la Guardia Civil imputó a siete personas tras hurtar almendras en una finca de Alfamén y Calatorao. Se trataba de una mujer 43 años, un joven de 21 y una menor, nacionalidad española y vecinos de Calatorao. A la mujer le constaban antecedentes policiales.

También fueros imputados una mujer y tres hombres, de edades comprendidas entre los 51 y 20 años, todos ellos de la misma familia, nacionalidad española y vecinos de Épila.

A principios del mes de octubre, la Guardia Civil de Huesca recuperó en el marco del “Plan contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas” un total de 962 kilos de almendras sustraídas. Asimismo, se imputaron once personas y se detuvo a otras dos. 

La operación más importante hasta la fecha se dio a finales del mes de octubre cuando la Guardia Civil intervino 50.000 kilos de almendras de ilícita procedencia en un almacén de recogida de este producto en la Comarca del Campo de Borja.

Los agentes arrestaron a cuatro personas e imputaron a otras tres por varios delitos de hurto de almendra. El propietario del establecimiento autorizado también fue detenido como presunto autor de un delito continuado de receptación. Todos los detenidos eran hombres de nacionalidad rumana, con edades comprendidas entre los 24 y 39 años de edad y vecinos de Ricla.

De las últimas detenciones efectuadas por los agentes de la Benemérita se desprende que la Comarca de Valdejalón y la del Campo de Borja son las más afectadas por este tipo de delitos. Desde la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), su secretario general, José Manuel Penella, explica que en algunos casos los presuntos autores de estos robos “incluso han utilizado los propios vehículos de los agricultores, tractores y remolques, para trasladar esas almendras robadas, lo que es todavía más grave”. Recuerda así que cuando se trata de cientos de kilos “esto tiene repercusiones económicas muy importantes para las explotaciones”.

Además de la Comarca del Valdejalón y el Campo de Borja, desde UAGA también señalan que se han dado hurtos de este tipo en otros puntos del Bajo Aragón, Comunidad de Calatayud, Somontano de Barbastro, Hoya de Huesca, Comarca de Valdejalón y Borja. 

SU ELEVADO PRECIO, ATRACTIVO PARA LOS DELINCUENTES

El precio de la almendra en el mercado se ha incrementado en los últimos años, lo que ha despertado el interés de los delincuentes. “Ha alcanzado precios que no se conocían en la última década”, puntualiza José Manuel Penella, quien añade que este año la cosecha “ha sido buena”.

En el mercado, el kilo de almendras ha llegado a alcanzar este año los tres euros en cáscara y los ocho euros en pepita, según apuntan desde UAGA. Las bandas organizadas han visto “una oportunidad de sustracción” en este sector. 

Septiembre, octubre y noviembre son los meses por excelencia para la recolección de almendras. Muchos agricultores utilizan vibradores para ello, lo que les permite una rápida recolección. Después, en algunos casos, la mercancía se guarda en los almacenes de los propios productores. Un procedimiento que conocen bien los delincuentes y es que, en algunos casos, los hurtos de almendras no sólo se han producido en el campo sino en estos almacenes. 

“Ha habido que poner en aviso a los agricultores y denunciar estas situaciones para que se establezca más vigilancia por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, señala Penella.

Al elevado precio que la almendra alcanza en el mercado hay que sumar la situación climática de Estados Unidos, principal productor mundial de frutos secos, seguido de Australia y España. 

“A una situación de seguía o problemas coyunturales del primer productor, eso se nota”, explica Penella, quien señala que, además, ha aumentado el consumo de frutos secos en todo el mundo (Rusia, China, India) porque Estados Unidos ha hecho “una buena promoción”. Así, al reducirse la producción en EEUU debido a la sequía, “se han valorado más nuestras exportaciones”. 

MÁS SEGURIDAD EN EL MEDIO RURAL 

Los hurtos de almendras despertaron la voz de alarma en el medio rural, lo que motivó una reunión entre UAGA; el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, y responsables de la Guardia Civil. José Manuel Penella reconoce que la Benemérita “ya era conocedora” de la situación y señala que “está haciendo un trabajo de vigilancia y control” en las principales zonas afectadas. 

Desde UAGA hacen un llamamiento al Ministerio de Interior para “reforzar” los efectivos en las zonas rurales. Además, señalan que la “colaboración” entre los vecinos de los municipios y avisar si se detecta “cualquier cosa extraña” es importante para frenar este tipo de delincuencia. 

A pesar de la proliferación de este tipo de robos, el Balance de Criminalidad relativo al tercer trimestre de 2015 revela un descenso del 16,6% en los robos en explotaciones agrícolas y ganaderas.

CONSEJOS PARA PREVENIR ESTOS HURTOS

La Guardia Civil, por su parte, está realizando labores de vigilancia en fincas y lugares que pueden ser objetivo del delincuente de este tipo de hechos delictivos. Igualmente se realiza un control en puntos autorizados de recogida de este tipo producto donde se informa a los responsables de abstenerse de comprar almendras desconociendo su origen, tanto de la parcela de la que provienen como del propietario de la misma, ya que en caso de recogida de producto de ilícita procedencia podría incurrir en un delito de receptación o apropiación indebida.

Por otro lado la Guardia civil también informa al agricultor de la necesidad de adoptar medidas de seguridad durante su actividad, tales como no dejar la cosecha almacenada en el campo o irse y regresar posteriormente a su recogida, ya que podría darse el caso de que al regresar se la hubieran hurtado. Por lo tanto, se aconseja que la almacene en alguna nave de su propiedad que sea segura. Deben evitar dejar las llaves puestas en los tractores que utilicen para la recolección del producto y asegurarse de que las puertas de acceso a sus naves están perfectamente cerradas cuando finalicen su jornada y regresen al domicilio.

Igualmente importante es la colaboración ciudadana, por lo que se les informa que ante cualquier sospecha tanto de la mercancía que pueda llegar a los lugares autorizados de compra de almendra como de personas sospechosas que se encuentren por las fincas o vehículos observados a deshoras por esos lugares, lo comuniquen inmediatamente a la Guardia Civil.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0