Página principal | Especiales | Reportajes | El Laboratorio Subterráneo de Canfranc: referente internacional

El Laboratorio Subterráneo de Canfranc: referente internacional

El presidente Lambán, en una visita reciente al laboratorio El presidente Lambán, en una visita reciente al laboratorio

El problema de la materia oscura es uno de los diez mayores retos actuales que existen para la ciencia mundial. Sólo se conoce el 5% de lo que el universo contiene y eso da cuenta de la magnitud de lo que no. De ese 95% que falta, el 70% tiene que ser una especie de energía exótica y desconocida que no corresponde con nada que se conozca y aproximadamente un 27% recibe el nombre de materia oscura.

Hay pruebas inequívocas, experimentales y fiables que han demostrado que existe, pero que no está hecha de neutrones, protones o electrones sino de partículas que ni siquiera sabemos qué son. Cada teoría dice una cosa y eso da idea del desconocimiento tan absoluto que se tiene de ello. 

En Aragón, Canfranc cuenta con uno de los pocos laboratorios del mundo de naturaleza subterránea que alberga experimentos que pretenden ofrecer un poco de luz sobre este tipo de misterios. Y cómo lo hace: mediante detectores que se sitúan en condiciones extraordinariamente limpias, evitando todo el “ruido ambiental” que supone la radioactividad natural y que puede enmascarar el resultado de las medidas que hacen los investigadores (300 investigadores de más de 20 países). Esa radioactividad se saca de sus 21.000 metros cúbicos de espacio en aire que se renuevan tres veces cada hora. 

Buscan señales muy pequeñas y que se dan pocas veces en el tiempo y que de descubrirse sería un hito que cambiaría toda la física que se conoce actualmente. 

El Laboratorio cuenta con un “silencio cósmico” al estar situado debajo del Tobazo, a 850 metros de profundidad y cuya piedra le sirve de pantalla natural de roca que filtra la radiación cósmica que bombardea en la superficie a los individuos con cientos de miles de millones de partículas por segundo. Con ese silencio, hay muchas más probabilidades de descubrir la señal. 

Descubrir la materia oscura supondría alcanzar un mayor conocimiento del mundo que nos rodea y desbancar teorías físicas que se creen inamovibles hoy y, lo que es más importante, provocaría cambios en el conocimiento. El objetivo es “sacar los secretos a la naturaleza”, dice el director adjunto del Laboratorio Subterráneo de Canfranc, José Ángel Villar, quien asegura que el reto es aplicar luego esos descubrimientos en la tecnología al día a día de los ciudadanos. De este modo, afirma que es probable que en no muchos años cuando alguien tenga que tener un tratamiento médico donde se use alguna medicina nuclear, los detectores que ellos usan para encontrar esas señales tan pequeñas puedan reducir la dosis a aplicar al ser más sensibles. También habla de aplicaciones industriales, de contaminación o medioambiente, donde la radioactividad es uno de los elementos fundamentales.

“Cuando a Julio Verne se le ocurrió lo de viajar en el tiempo, volar o el Nautilus, la gente decía que era una barbaridad y hoy en día es corriente. Hay una serie de parámetros en física que hoy en día entendemos inamovibles y que, probablemente, no cambiarán, pero es cierto que en el futuro veremos cosas que en este momento creemos imposibles y eso es lo más apasionante de este mundo”, concluye. 

PROYECTOS

En estos momentos, el Laboratorio Subterráneo de Canfranc abarca seis proyectos. Algunos de estos experimentos están sin terminar de montar y cuando se hagan estarán diez o quince años tomando mediciones. Otros experimentos son de hace décadas. Estos son el Bipo, ARDM, Anais, Geodín, Supermican de Gadolinio y Next. El último se está terminando de montar e intentará hacer una doble desintegración beta del 136xenon. El Geodín supone que el Laboratorio Subterráneo de Canfranc ofrece a todo investigador que quiera hacer una prueba en un entorno así una instalación donde empezaron hace 30 años de geodinámica que permite medir con una precisión increíble movimientos tectónicos y sísmicos que llegan a ver cuándo hay un terremoto en Japón, cuándo sube la marea en el Cantábrico o cuándo cambia el caudal del Ebro. 

El último que aprobó el consejo rector es el Geodón. Una iniciativa que tomó un grupo de Estados Unidos y que en Europa no lo había hecho nadie para estudiar si existe la vida en condiciones extremas. Con él se verá si en un entorno donde no ha habido ni luz ni nada, en 800 metros de roca, existe algún tipo de vida monocelular, virus o algo. Hay un experimento que se ha aprobado, y que durará un par de años, donde se van a hacer excavaciones de testigos en roca para hacer estudios de ADN a ver si hay algún tipo de vida.

DE RELEVANCIA INTERNACIONAL

El Laboratorio Subterráneo de Canfranc tiene entre sus principales líneas de investigación la física de neutrinos y la búsqueda de esa materia oscura. Sus instalaciones punteras atraen a gran número de investigadores que buscan unas condiciones inigualables y que son un referente a nivel internacional. 

Nacido de la ambición, curiosidad y buen trabajo de un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza, según ha resaltado la consejera de Innovación e Investigación, Pilar Alegría, en una visita este miércoles en la que ha estado acompañada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, que ha asegurado que su Gobierno seguirá apostando por la innovación y la investigación para que Aragón se posicione en el mejor lugar del tablero económico mundial y ha recordado que ha subido entre un 13 y un 33% las partidas para grupos de investigación e institutos de investigación. 

El Gobierno de Aragón ha invertido desde 2006 más de 2,5 millones de euros y en los presupuestos de este año hay un aumento de la partida destinada a este laboratorio, que es el segundo más grande de Europa. Lo gestiona un consorcio que forman el Ministerio de Economía, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza. Se puso en marcha en 1986 y desde 2010 se pueden realizar visitas guiadas, llegando en 2014 a recibir a mil visitantes y en 2015 duplicó la cifra.

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0