DIARIO ARAGONESEspecialesReportajesEl camino de Gonzalo Melero para jugar en Primera División

El camino de Gonzalo Melero para jugar en Primera División

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
balon-futbol

Gonzalo Melero es el nombre propio de la actualidad de la SD Huesca- El conjunto azulgrana ha llegado a un acuerdo preferencial con el Villarreal CF sobre los derechos del futbolista madrileño. De esta forma, el equipo amarillo tendrá una opción preferencial al finalizar la presente temporada para hacerse con el centrocampista por cinco millones de euros. Un club que año tras año se sitúa entre los máximos aspirante para acceder a las competiciones europeas en cualquier página web de apuestas deportivas. Más allá de su posible marcha, el jugador de 24 años afronta un año ilusionante con su debut en la máxima categoría del fútbol español. Sin embargo, alcanzar la cima de Primera División no ha sido un camino de rosas para un chico que tuvo que salir de la cantera del Real Madrid para convertirse en futbolista.
Gonzalo Melero comenzó a dar sus primeros toques al balón en el Club Unión Zona Norte, equipo del barrio del Pilar donde estuvo durante tres años jugando tanto fútbol 7 como fútbol 11. Una formación similar a la de miles de niños españoles que cada día sueñan con convertirse en futbolistas profesionales. Un día, el Real Madrid invitó al centrocampista a disputar un torneo interno entre los niños que más destacaban de distintos clubes de la ciudad de Madrid. Una cita donde el madrileño, que en esa época tenía diez años, dejó buena sensaciones a los ojeadores blancos, los cuales le llamaron para que hiciera la pretemporada. El 1 de julio de 2004 ingresó definitivamente en las categorías inferiores del conjunto blanco.
Etapa en las categorías inferiores del Real Madrid
El centrocampista pasó por las categorías de alevín, infantil, cadete y juvenil del conjunto blanco. Un progreso que culminó en la temporada 2013/14 cuando dio el salto al Real Madrid C con 19 años. Un equipo dirigido por Manolo Díaz en el que coincidió con futbolistas como Mariano, delantero del Real Madrid, o Álvaro Medrán, centrocampista del Rayo Vallecano. En esa temporada, Melero disputó 37 partidos con la camiseta blanca y dio muestras de su gran llegada al área rival anotando hasta siete goles. Un rendimiento con el que consiguió ascender al filial entrenado por Zinedine Zidane en la temporada 2014/2015.
A pesar de su ilusión inicial por aprender de un futbolista histórico como Zinedine Zidane, Melero tan solo pudo disputar seis partidos a lo largo de la temporada. Una situación en la que comprendió que si quería ser futbolista tenía que salir del Real Madrid para encontrar su propio hueco en el fútbol español en otro club. En el mercado invernal de la temporada 2014/2015, el centrocampista madrileño fue traspasado a la SD Ponferradina.
Descenso con la SD Ponferradina
Una oportunidad única para seguir progresando como futbolista en el ámbito profesional que no comenzó de la mejor forma posible, ya que su falta de forma propició que solo disputara 376 minutos en la segunda vuelta de la campaña con la club de la comarca de El Bierzo. Después de un periodo de adaptación a la Segunda División, Melero comenzó la temporada 2015/2016 partiendo desde el once inicial. Un año productivo desde el punto de vista personal, ya que consiguió disputar 28 partidos en la categoría de plata, pero que terminó de la peor forma posible con el descenso a Segunda B de la SD Ponferradina. Uno de los momentos más duros de su corta trayectoria deportiva que le sirvió como aprendizaje para valorar más los éxitos actuales. Un momento de oscuridad e incertidumbre en el que encontró la luz de la mano de la SD Huesca.
Fichaje y crecimiento con la SD Huesca
El equipo azulgrana apostó por el fichaje del joven centrocampista madrileño en el mercado de verano de 2016 con un contrato anual. Una incorporación que pasó desapercibida para la afición oscense e incluso generó serias dudas debido al descenso que había cosechado durante su anterior temporada en la Ponferradina. A pesar de ello, Melero se fue ganando la confianza de Juan Antonio Anquela y de todos los aficionados de El Alcoraz. Con personalidad, trabajo y constancia, el joven futbolista se fue convirtiendo en el jefe de la sala de máquinas del conjunto azulgrana y en uno de los centrocampistas revelación de la categoría de plata. Un rendimiento individual con el que contribuyó para que la SD Huesca se consiguiera clasificar para el playoff de ascenso a la máxima categoría del fútbol español por primera vez en su historia. Después de que el Real Madrid se negara a recuperarlo, Emilio Vega, director deportivo de la SD Huesca, logró convencer al madrileño para que continuara su trayectoria deportiva vistiendo la camiseta azulgrana.
Un crecimiento ascendente que terminó con su explosión definitiva durante la pasada temporada, ya que Melero se convirtió en uno de los futbolistas más importantes de Segunda División. El madrileño se erigió como uno de los principales artífices del histórico ascenso del conjunto oscense a Primera División. Un rendimiento diferencial con el que consiguió 16 goles en 38 partidos disputados durante la pasada temporada. Un tremendo crecimiento durante los dos últimos años en la categoría de plata que quiere confirmar en la máxima categoría del fútbol español durante la presente temporada para ayudar a la SD Huesca a conseguir la preciada permanencia.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...