Página principal | Firmas | Antonio Mastral | Los políticos son el reflejo.

Los políticos son el reflejo.

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Escuchaba recientemente en una emisora de radio, el comportamiento de los pacientes, supongo que de sus familiares, en los hospitales públicos.
 Contaba el locutor como habían tenido que tomar precauciones para evitar los numerosos hurtos que se producían en las habitaciones de los enfermos. Iba desgranando:
 Habían dejado de suministrar termos para el agua ante su constante desaparición de las mesillas de los enfermos.
 Los mandos a distancia de los televisores los tienen protegidos con una funda metálica para impedir que se lleven las pilas.
 Han constatado la desaparición de colchones en las cunas de los recién nacidos al ser dadas de alta sus madres.
 Y así seguía contando otras cosas de parecidas características.
 Evidentemente son hurtos menores de los que los empresarios hoteleros podrían ampliar la relación, contando las sabanas desaparecidas, toallas e incluso secadores de pelo, pasando por alto ceniceros y vasos, con logotipo del hotel, que ya entran dentro de la categoría de recuerdos o souvenirs gratuitos.
 La noticia se producía en paralelo con los usos y abusos de los eurodiputados en la utilización de las líneas aéreas y su preferencia por utilizar la clase primera o “business” de los aviones, así como el uso y abuso de los coches oficiales, tarjetas y demás ventajas incorporadas al cargo.
 No quiero emitir un juicio fácil sobre el comportamiento de ciudadanos y políticos, mucho más fácil aun si se cae en la generalización, que tan injusta resulta, pero resulta evidente el paralelismo de ciertas conductas.
 Siempre he pensado que la gente a la que elegimos es un  reflejo de lo que somos los que les votamos y, al menos en el porcentaje que corresponda, nuestra actuación en hospitales y hoteles  parece demostrar el paralelismo.
 ¿Qué no harían esos ciudadanos que se llevan los termos de los hospitales si alcanzaran un cargo público? ¿Se convertirían en modelo de rectitud en sus actuaciones o harían lo mismo que en el hospital? Me temo que lo segundo.
 Y no vale decir que no es igual la importancia de ambas conductas, en razón de la cuantía de lo hurtado, la conducta es la misma con independencia del importe.
 Si además nos dicen que nuestra economía sumergida supera el treinta por ciento de la economía registrada, es otro claro indicio del comportamiento de los ciudadanos.
 Ya no les digo nada de la laxitud con que se cumplen las obligaciones fiscales.
 Nos quejamos de la calidad de nuestros políticos sin reparar en que nosotros somos iguales en nuestras actuaciones.
 Y no estamos hablando de corrupción, sino de corruptelas.
 Debe ser verdad que cada uno de nosotros tiene un precio, pero hay algunos que están permanentemente de saldo.
 No se engañen, aunque nos duela, porcentualmente, los políticos son un reflejo de cómo somos nosotros


00000000000000