Página principal | Firmas | Enrique Cebri | La ortografía cansada.

La ortografía cansada.

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Parece que la Real Academia Española va a modificar algunas de las reglas ortográficas que rigen nuestra lengua. Pese a que las novedades se han hecho públicas conjuntamente, los cambios son muy diversos. A mi modo de ver, hay algunos bastante lógicos y razonables, otros más dudosos y otros, en fin, que, yo al menos, no entiendo, quizás por alguna tara visual: ¿soy el único que ve hiatos donde los demás ven diptongos? Tendré que acudir al oculista…
Las modificaciones que más me interesan son, sin embargo, las que menos modifican, es decir, aquellas en las que la RAE sigue permitiendo la escritura conforme a las reglas anteriores, unas reglas que desde hace cincuenta años ya habían comenzado a relajarse: se trata de las que afectan a la acentuación de los pronombres demostrativos y al término “solo” (o “sólo”) en su forma adverbial. Y si me interesan es, sobre todo, por su valor simbólico y por la tendencia que revelan. La lengua es un cuerpo vivo que cambia con el tiempo y, con ella, sus normas. Pero, del mismo modo que es absurdo que las reglas compliquen la realidad, no lo es menos que el lenguaje se simplifique casi únicamente debido a la dejadez de quienes lo hablan y escriben. Alcanzar un término medio en este punto –que vendría representado por la necesidad de realizar un esfuerzo de aprendizaje, pero que fuera un esfuerzo útil– permitiría una evolución más razonable de la lengua.
Hace tiempo que sabemos que el pensamiento es lenguaje. Si los que hablamos español creemos que es mejor suprimir una regla útil que dedicar dos minutos a aprenderla, no esperemos tener en los próximos años alguna idea que no sea, en el fondo, una mala idea.


00000000000000