Página principal | Informativos | Mediodía | Centenares de personas dan el último adiós a Elías Yanes en la Basílica del Pilar

Centenares de personas dan el último adiós a Elías Yanes en la Basílica del Pilar

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Centenares de personas dan el último adiós a Elías Yanes en la Basílica del Pilar

En un emotivo funeral en la Basílica del Pilar se ha dado el último adiós a Elías Yanes, arzobispo emérito de Zaragoza que fue titular de dicha Archidiócesis durante 28 años. Centenares de personas no han querido perderse esta despedida, que ha estado copresidida por una nutrida representación eclesiástica, como el que fuera obispo auxiliar de Zaragoza, Juan José Omella, o el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez. En el altar mayor también han estado presentes cerca de veinte obispos.

El cuerpo de Yanes ha sido trasladado desde el Palacio Episcopal, donde centenares de personas han asistido a la Capilla Ardiente, hasta la Basílica del Pilar. A su llegada, las personas que todavía esperaban fuera se han arrancado en un emotivo aplauso muestra del cariño que la ciudad procesaba hacia Yanes.

El féretro se ha situado frente al Altar Mayor, donde estaba rodeado por su familia, y se le ha colocado la casulla y la mitra, el báculo pastoral y el evangeliario. El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, ha presidido la emotiva misa exequial reconociendo la "inmensa deuda de gratitud" que tiene contraída la Diócesis de Zaragoza y España con Yanes. Además, ha recordado algunos de sus mayores hitos, como la recuperación de La Seo.

Una vez finalizada la misa, se ha ido en procesión hasta la cripta, donde se ha realizado el rito llamado "Último adiós al cuerpo del difunto" y se ha cantado la jaculatoria "Bendita y alabada sea" recomendando el alma de Yanes a la protección de la Virgen del Pilar.

Los restos mortales del arzobispo emérito descansan en la cripta de la Basílica, en el nicho más elevado del "lado del Evangelio", justo al lado del brazo derecho de la cruz que preside la capilla mortuoria.

Omella fue obispo auxiliar mientras Yanes era arzobispo de Zaragoza y de aquella época ha destacado cuando le dijo que "había aprendido a querer a los aragoneses porque aunque son tenaces tienen un gran corazón". Lo ha recordado como "un hombre muy inteligente y muy capaz que reestructuró mucho la Conferencia Episcopal Española cuando la presidió". Reconoce que su pérdida "ha hecho mella" porque fue un hombre "muy de la Iglesia pero de los tiempos modernos y sabía escuchar el devenir de esta".

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0