Página principal | Informativos | Mediodía | La punta de la crecida llega de forma escalonada a Zaragoza

La punta de la crecida llega de forma escalonada a Zaragoza

por
Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
La punta de la crecida llega de forma escalonada a Zaragoza

La punta de la crecida ha llegado Zaragoza en forma de meseta. Es decir, de forma progresiva, lenta y escalonada a lo largo de este domingo. Después de que gran parte del sábado se mantuviese en un nivel de 5,15 metros de altura, desde última hora de la tarde comenzó a subir el nivel y así se ha ido incrementando hasta los 5,24 metros que registra 24 horas después. 

La previsión de la Confederación Hidrográfica del Ebro es que siga subiendo en las próximas horas y alcance entre 5,4 y 5,7 metros de altura. De esta forma, la riada de 2018 quedaría por debajo de los niveles de la de 2015, cuando se rebasaron los 6 metros de altura a su paso por la capital aragonesa. 

Las afecciones más importantes han continuado siendo las mismas que el sábado. La Z-30 a su paso por Vadorrey se encuentra cortada totalmente al tráfico en sentido Torrero como consecuencia de filtraciones. Los vecinos del barrio rural de Alfocea están incomunicados por culpa del agua, que cubre la carretera de acceso. Según ha explicado el consejero de Servicio Públicos, Alberto Cubero, tras la cuarta reunión del Comité de Coordinación del Plan de Emergencia de la ciudad celebrada esta mañana, se mantendrá el servicio de paso alternativo por el campo de maniobras de San Gregorio, a través de convoyes organizados por la Guardia Civil y el Ejército, al menos el lunes y martes, para poder desplazar a los vecinos que lo necesiten hasta la capital. 

LOCALES, GARAJES Y TRASTEROS CON VARIOS PALMOS DE AGUA 

Como en ocasiones anteriores, muchos vecinos de la ribera han visto con resignación cómo se inundaban garajes y trasteros que se encuentran en el subsuelo. Los bomberos no han actuado más que en los que corría algún tipo de peligro. Como por ejemplo en la calle Jerónimo Vicens 9, después de que Endesa avisara a primera hora del día de que la sala de un transformador eléctrico en la que se estaba filtrando agua podría provocar un apagón eléctrico en parte de la ciudad. Desde Bomberos de Zaragoza explicaban que es trabajar en balde achicar agua en un garaje hasta que no baje el nivel del agua en el río, ya que tras sacar el agua volvería aparecer al poco rato. 

Pero en algunas viviendas esa opción no era posible, como en el número 34 de Alfonso Solans, en el Barrio de Jesús, donde se han despertado con un palmo de agua en su sala de máquinas del ascensor. Ya acostumbrados a que pase, la comunidad de vecinos cuenta con una pequeña bomba con la que han podido reducir el peligro de que llegase hasta el motor, lo que podría suponer una avería de días o semanas. Tal y como explicaba la presidenta de la comunidad, sería un desastre porque es un edificio de 7 plantas con vecinos muy mayores.

Info

Duration:
minutes

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

0