DIARIO ARAGONESMediodiaCHA quiere catalogar todo el edificio de la antigua fábrica de galletas Patria

CHA quiere catalogar todo el edificio de la antigua fábrica de galletas Patria

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
crespo-defender-en-el-pleno-e

Chunta Aragonesista quiere que el Gobierno de Zaragoza catalogue la totalidad del edificio de la antigua fábrica de galletas Patria, situado en la avenida de Cataluña. La formación quiere que pase de grado C a grado A, “independientemente de las actuaciones y los usos que se le dé en el futuro”.

Zaragoza.- Chunta Aragonesista quiere que el Gobierno de Zaragoza inicie un expediente para aumentar la catalogación del edificio de la antigua fábrica de galletas Patria, en la avenida de Cataluña. La formación quiere que pase de grado C a grado A, para preservar la totalidad del edificio “independientemente de las actuaciones y los usos que se le dé en el futuro”.

Así lo ha explicado la concejal de CHA Leticia Crespo, quien asegura que en la ficha de catalogación del inmueble se reconoce “como edificio de gran interés a parte de sus características formales”. El edificio, ha agregado, presenta en la actualidad “un aceptable estado de conservación tanto en el interior como en el exterior”. De hecho, ha agregado la edil, sus bajos “estuvieron funcionando hasta hace diez años como un concesionario de coches”.

Crespo considera que esta catalogación supondría “el primer paso” para plantear que este inmueble sea un equipamiento de barrio. Eso sí, ha dicho, “sin entrar a prejuzgar los futuros usos”. El Rabal, ha subrayado la edil, es un barrio “en crecimiento y con necesidades de equipamientos”

Se trata de un edificio proyectado por el arquitecto Félix Navarro. Desde CHA consideran “insuficiente” su actual grado de protección, que únicamente obliga a conservar “las fachadas y el cerramiento”. En este sentido, Crespo ha insistido en que “precisamente la riqueza de esta huella industrial de la primera década del siglo XX está en todo el edificio”, fruto, ha explicado, “de las ampliaciones que tuvieron lugar durante las décadas posteriores y que respondían a necesidades de la actividad propia de la fábrica”.

Crespo considera que todas las generaciones “debemos ser respetuosas y generosas, no sólo en lo sostenible, también en lo patrimonial y lo cultural”. Por ello, insiste en “no arrebatar a las generaciones futuras la posibilidad de conocer y disfrutar de este patrimonio que ha llegado hasta nuestros días”.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...