DIARIO ARAGONESMediodiaEl alcohol y la cocaína sobresalen entre los 1.200 casos atendidos por Proyecto Hombre durante 2018

El alcohol y la cocaína sobresalen entre los 1.200 casos atendidos por Proyecto Hombre durante 2018

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
la-fundacin-ha-presentado-su

El Centro Solidaridad de Zaragoza Proyecto Hombre atendió durante 2018 a un total de 1.230 personas con algún tipo de adicción. La cocaína fue la sustancia que más casos provocó, seguida del alcohol, que continúa su tendencia al alza. Son datos de la memoria de 2018 del propio Centro, que advierte de un aumento de casos de adicción al alcohol entre las mujeres.

El Centro Solidaridad de Zaragoza Proyecto Hombre atendió durante 2018 a un total de 1.230 personas con algún tipo de adicción. La cocaína fue la sustancia que más casos provocó, seguida del alcohol, que continúa su tendencia al alza. Son datos de la memoria de 2018 del propio Centro, que advierte de un aumento de casos de adicción al alcohol entre las mujeres.

Las Unidades de Apoyo y Seguimiento de las Adicciones (Uasas), primera herramienta de la Fundación para combatir las dependencias a sustancias, atendieron a 1.053 personas durante el pasado año. De ellas, 65 fueron mujeres adictas al alcohol, lo que supone un 6% más que los registros de 2017.

Además, el perfil de estas mujeres suele incluir en muchos casos, según ha explicado el director general del Centro Solidaridad de Zaragoza, Jesús Sánchez, antecedentes de violencia de género. Por ello, la Fundación ha apostado por incluir “la perspectiva de género” en el tratamiento de estas adicciones, con un resultados que para Sánchez “han mejorado los resultados”.

Sánchez también ha explicado que el aumento de los atendidos por cocaína, que ha vuelto a desbancar al alcohol en 2018 como sustancia con más casos, “no significa un mayor consumo”, sino que puede deberse a una mayor concienciación entre los consumidores.

La Fundación también desarrolló durante 2018 diferentes proyectos para jóvenes en situación de riesgo, como el proyecto Tarabidan, que asesoró a 110 jóvenes de Valdefierro de entre 15 y 28 años. En esta edad, el alcohol y el cannabis son las sustancias más comunes, y aunque Sánchez cree que se “consumo abusivo” y no de adicción, ha explicado que es necesario “reorientar” a estos jóvenes para que no derive en una adicción real.

La labor del Centro Solidaridad de Zaragoza Proyecto Hombre se complementa además con labores de concienciación, que consiguieron llegar en 2018 hasta 1.032 personas gracias a la colaboración de más de 20 empresas.

DIFICULTADES EN LA REINSERCIÓN

El internamiento terapéutico de Proyecto Hombre registró en 2018 un total de 160 usuarios, con una estancia media de siete meses por cada paciente hasta completar el proceso de rehabilitación. Sin embargo, la presidenta del Centro Solidario de Zaragoza, Pilar Aznar, ha lamentado que tras este proceso los pacientes “no tengan ningún proyecto residencial” con el que continuar.

“Los que no tienen una familia o un entorno social adecuado donde regresar cuando terminan los tratamientos vuelven a los sitios de donde han venido”, ha explicado Aznar, lo que eleva el riesgo de recaída y dificulta su reinserción social.

FALTA DE MEDIOS

La Fundación ha denunciado también que la financiación pública que reciben cada año es “igual que en 2013”, por lo que han reclamado un mayor apoyo institucional que les permita mejorar sus medios.

Pilar Aznar ha agradecido la solidaridad de las donaciones que reciben pero ha advertido de que “los recursos son escasos” para atender a unos pacientes que en su mayoría “no suelen disponer de medios económicos”.

“La patología adictiva es la hermana pobre de la salud mental, y siendo además que la salud mental ya tiene unos grandes déficits en la Comunidad”, ha asegurado Sánchez, para quien sin embargo “hay un gran valor” conseguido, ya que “por lo menos se ha logrado normalizar el tratamiento dentro del sistema general de salud”.

Compartir en:

Y ADEMAS ...