DIARIO ARAGONESMediodia“Señor Ruiseñor” de Els Joglars llega al Principal tratando la situación de Cataluña desde la sátira y el humor

“Señor Ruiseñor” de Els Joglars llega al Principal tratando la situación de Cataluña desde la sátira y el humor

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
una-obra-que-va-ms-all-del-m

La obra “Señor Ruiseñor” de Els Joglars llega este fin de semana al Teatro Principal. Una obra, que a través de la sátira y el humor, trata la situación en Cataluña. Una obra con la que las actores han intentado no autocensurarse y que va más allá del mero entretenimiento invitando a reflexionar.

Zaragoza.- La compañía Els Joglars regresa al Teatro Principal con la obra “El Ruiseñor”. Una historia en la que un jardinero que por culpa del reuma tiene que dejar su trabajo y es recolocado en el museo Rusiñol donde hará el personaje del propio Rusiñol para realizar una visitas teatralizadas. Este hombre, se llega a enamorar tanto de Rusiñol que prácticamente se convierte en él en el momento en que el nuevo patronato de este museo cambia la línea del museo reemplazando a Rusiñol por la identidad integradora. Ahí estalla el conflicto entre este segundo Rusiñol y el patronato. Una reivindicación del arte como patria universal a partir de Rusiñol contra las patrias identitarias que estará este viernes, sábado y domingo en Zaragoza.

Santiago Rusiñol nacido en el seno de la burguesía catalana simboliza una personalidad intensa y compleja. Un hombre dotado de un gran talento personal que deriva en la pintura y cuya obra figura en las más prestigiosas colecciones. También alcanza gran notoriedad como dramaturgo, escritor y poeta. Su carácter ingenioso y cosmopolita hace de él un referente de lo que los españoles consideran la Cataluña cívica, culta y abierta al mundo.

En su estudio-museo, el artista pinta su cuadro titulado la Morfina. Es una pintura muy significativa en su obra ya que él mismo fue adicto a esta droga debido a sus dolencias renales. El efecto estupefaciente le sitúa ante la irrupción de unas huestes destructivas que deshacen su casa-museo para convertirlo en una especie de museo de la identidad dedicado a los personajes e iconos de la nueva revolución patriótica. Sus objetos, pinturas y obras literarias son arrinconados o destruidos. El enfrentamiento y los conflictos se suceden con ferocidad, sarcasmo y humor.

La grosería frente a la sutileza, la pornografía frente al erotismo, la ignorancia populista frente el conocimiento. Rusiñol defiende unas formas de vida que se resisten a desaparecer ante el asalto de lo que considera la barbarie. Sin embargo, las dudas surgen muy pronto ¿Se trata del auténtico Rusiñol o de un guía que actúa en la visita teatralizada del museo? ¿Es simplemente el conflicto laboral de un empleado cuyo desequilibrio le ha llevado a creerse el personaje y se resiste a cambiarlo ante la imposición de nuevos héroes y mitos revolucionarios? En cualquier caso, es la cruel realidad actual confrontada a lo que fue esta sociedad en el pasado. Una sociedad de ciudadanos holgados y juiciosos a orillas del Mediterráneo.

Una obra que, para el director de escena, Ramóon Fontserè, “va más allá del mero entretenimiento, en la que se llora y se ríe de verdad y que invita a la reflexión”. “Nos parecía una obligación tocar este tema –en referencia a la situación en Cataluña-”, ha defendido la actriz Dolors Tuneu. “Artisticamente hemos intentado no autocensurarnos y provocar una reflexión al espectador sobre lo que está pasando y si eso ofende… Rusiñol era amante de todo el país, de una Cataluña abierta a la unión de los distintos”, ha añadido Ramón Fontserè.

Más noticias

Compartir en:
Compartir en :

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Y ADEMAS ...