DIARIO ARAGONESMediodiaVelilla de Ebro ve alterado el recorrido de su tradicional dance por el derrumbe de una estructura

Velilla de Ebro ve alterado el recorrido de su tradicional dance por el derrumbe de una estructura

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
se-trata-de-uno-de-los-dances

El dance, el acto más destacado de las fiestas de Velilla de Ebro, se va a ver alterado. El motivo es el derrumbe de la estructura que da acceso a la ermita de San Nicolás y sobre la que no se puede actuar por el momento al encontrarse en una zona catalogada como Bien de Interés Cultural. Se verá modificado su recorrido habitual.

Zaragoza.- Parte de la estructura que da acceso a la ermita de San Nicolás, en Velilla de Ebro, se ha venido abajo. Lo que ha provocado que el tradicional dance, uno de los actos más importantes de las fiestas de la localidad, corra peligro. Por el momento no se pueden acometer actuaciones al encontrarse en una zona catalogada como Bien de Interés Cultural en el yacimiento romano de Lepida Celsa.

Este dance es uno de los más antiguos de Aragón. “Muchas familias que no vienen en todo el año no se pierden esta tradición”, ha señalado la alcaldesa de Velilla de Ebro, Rosario Gómez. En él se interpretan las mudanzas de palos, espadas y pulgaretas y algunos dichos conservados desde hace siglos en los que participan los más jóvenes representando la lucha entre moros y cristianos tanto en la subida hasta la ermita de San Nicolás como a la bajada. Pero este año tendrán que modificar su recorrido.

El derrumbe afecta directamente al tradicional dance del día 6 de diciembre, que verá modificado su recorrido habitual y deberá transitar por la llamada “Cuesta de la Paloma”, que según Rosario Gómez “no reúne las mejores condiciones para apreciar el dance como merece”.

El encargado de acometer las obras de reconstrucción es el Ayuntamiento de Velilla, sin embargo, la zona en la que se han producido los derrumbes está dentro del yacimiento de la colonia romana Lepida Celsa, catalogada como Bien de Interés Cultural. Por ello, ya se han iniciado las conversaciones con la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón y con el Arzobispado de Zaragoza, propietario de la ermita, para buscar posibles soluciones. A pesar de que ya ha elaborado un informe el arquitecto municipal, Gómez ha reconocido que “podría tratarse de algo más grave, como un daño estructural y haya que llevar a cabo labores de consolidación y estudios técnicos previos”.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...