DIARIO ARAGONESProgramas DeportivosCafé con Goles(2-0) Triunfo y promoción

(2-0) Triunfo y promoción

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
SD_HUESCA_17_ABRAZO_PROMOCION_191899993

La SD Huesca conseguía este lunes meterse en los puestos de promoción a Primera División tras vencer al Rayo Vallecano por 2-0. Y lo hacía por méritos propios y ante un rival que llegaba en su mejor momento. Sin embargo, los azulgranas están demostrando que la gran temporada que están haciendo no es fruto de la casualidad. Los oscenses tenían que esperar hasta el lunes para ver a su equipo sobre el verde y las ganas estaban patentes ya que El Alcoraz registraba la mejor entrada de la temporada con más 4.700 personas. El golazo de Ferreiro desde fuera del área hacía estallar a unas gradas que aplaudían la victoria tras el penalti de Samu en el añadido. Hoy, el Huesca duerme en el quinto puesto de la clasificación y sigue invitando a soñar.

Anquela sacaba el once condicionado por las bajas por sanción de Melero y Aguilera. No obstante, eso nunca ha servido de excusa al míster y es que toda la plantilla ha demostrado estar más que preparada. Lluis sastre y Bamabock salían en el centro del campo.

El partido empezó igualado, con ambos equipos generando ocasiones pero con más fútbol por parte de los azulgrana. Vinícius y Ferreiro tuvieron las más claras para el Huesca pero Gazzaniga evitaba que los oscenses se adelantaran en el marcador.

A la media hora del juego, el Rayo se quedaba con uno menos con la expulsión de Galán tras un golpe sobre Herrera que le supuso la segunda amarilla. Michel movió banquillo para suplir la expulsión y entraba Quini por Comesaña.

Pese a los esfuerzos del Huesca, el descanso llegaba con 0-0 en el luminoso.

Al inicio de la segunda parte, Entraba David López a sustituir a un Bambock con molestias. Precisamente, era el 23 azulgrana quien asistía a Ferreiro en el golazo del gallego desde fuera del área. La grada estallaba ante un botín que ya se intuía.

Tardó poco más de cinco minutos Anquela en refrescar el ataque, cambiando a Vinícius por Borja Lázaro y, después, a Alexander por Vadillo. A partir de ahí, el Huesca se mostró serio y peleón en defensa.

Pese a las ocasiones no llegaba el gol que sentenciara el encuentro y era, ya en el añadido, cuando el colegiado pitó penalti en el derribo del meta del Rayo sobre Borja Lázaro. Samu sentenciaba desde los once metros y el pitido final sonaba con el 2-0 en el marcador.

Ovación de la afición a unos jugadores que les aplaudían desde el centro del campo. Poco tiempo para reaccionar y es que este sábado tova visitar el campo del Girona.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...