DIARIO ARAGONESProgramas DeportivosCafé con Goles¿Y si dejamos de hacer el canelo?

¿Y si dejamos de hacer el canelo?

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
REAL_ZARAGOZA_17_CARCELEN_CONDUCE_698822916-1

Las dos primeras balas para sellar la permanencia, tiradas a la basura o perdidas en un horizonte que se ennegrece con el paso de las jornadas. Es lo que le está ocurriendo a un Real Zaragoza que, después de hacer lo más difícil, ha caído de nuevo a una zona que genera de todo menos tranquilidad. Cuatro puntos respecto al descenso después de encadenar dos derrotas, la última ante el Reus, y la confirmación de que dejar los deberes para el final no es ningún buen negocio.

Los de César Láinez viajaban a Reus con la firme intención, buen propósito más bien, de espantar por completo los fantasmas de una posible caída a Segunda “B”. Al averno del olvido. Pero nada más lejos de la realidad, ya que el Reus supo manejarse mucho mejor en esta tensa situación que tanto agobia a muchos clubes de la categoría de plata del fútbol español. Y de nuevo Querol, el “héroe de Palamós”, ha puesto un nudo en la garganta de la hinchada zaragocista.

Para el técnico del conjunto zaragozano, no se trató “de un problema defensivo”, sino que lo más preocupante fue “haber jugado mucho más en campo contrario, haber metido al Reus en su área y haber generado sólo dos o tres ocasiones claras”, incidiendo en que “cuando uno domina tanto el partido tiene que intentar ser más efectivo en el área”. Zona, tanto la propia como la ajena, en la que el Real Zaragoza careció de la contundencia que decanta la balanza del lado de la felicidad o de la desesperación.

Impotencia en la que cayó Cani, en una trampa tendida por Haro y ejecutado por López Amaya. El colegiado mandaba a los vestuarios al de Torrero por protestar de manera airada una patada por detrás del futbolista local, que pasaba desapercibida. Al respecto, Láinez explicaba que “el árbitro tiene que tener la paciencia suficiente en una acción en la que se puede equivocar porque no la ha visto”.

Sobre la situación en la que queda ahora el Real Zaragoza, Láinez valoraba que “cuantas menos jornadas quedan y la puntuación sigue siendo la misma, más nervios pueden aparecer”. Eso sí, recordaba que “hay suficiente mimbres y jugadores con muchísima experiencia en categorías mayores que Segunda”.

Si es suficiente o insuficiente se seguirá comprobando este viernes, sí, viernes, en el Estado Municipal de La Romareda ante el Cádiz. Un equipo recién ascendido que está haciendo las cosas mucho mejor que los blanquillos y que en el choque de ida ya destapó todas las vergüenzas zaragocistas.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...