DIARIO ARAGONESEspecialesCanal cultura“Palabras para un toro sin voz”

“Palabras para un toro sin voz”

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Palabras_para_un_toro_sin_voz_103952755

 

Valentón,  Rompesueños, Afligido,  Pinturero, Morenito, Moscatel, Presumido, Volante… son algunos de los nombres de los toros que han sido lanceados en la localidad vallisoletana de Tordesillas cada año. Toros perseguidos, hostigados, golpeados, cegados y a los que se les clavan lanzas hasta alcanzar sus pulmones para desangrarlos lentamente, mientras se les apedrea, se les mutila, y al final, si tardan en morir, se les clava en el cuello un destornillador, como ocurrió el año pasado.
“Palabras para un toro sin voz” es un grito colectivo contra esta brutalidad.  Y para ello cuenta con textos de Soledad Puértolas, Ruth Toledano, Emilio Silva, Carlos Mañas, Ángel Padilla, Jorge Riechmann, Hugo Cardalda, Esther Tusquets, Luisa Cuerda, Asier Triguero, Fernando Delgado, Rafael Narbona, José Luis Victoria, Fernando González “Gonzo”, Elvira Lindo, Nativel Preciado, Ricardo Muñoz José, José Luis Ordóñez, David Fernández Rivera, Ian Gibson, Vicent Jaume Almela, Javier Montilla, Eduardo Galeano y Julio Ortega Fraile; y dibujos de Juan Kalvellido y Carlos Azagra.  

Se trata de un libro repleto de  excelentes artículos, poemas, viñetas, cuentos y relatos. Frente a los golpes que cada año asestan a un toro en Tordesillas, este libro arremete con otro golpe, con el mejor de los golpes: con literatura de calidad, con análisis, escarbando en las conciencias. Eduardo Galeano se pregunta: «¿Cómo sería el mundo visto desde el punto de vista de sus víctimas, y no de sus asesinos?» Ese es el espíritu del libro: poner voz a aquellos que no la tienen.  

En “Palabras para un toro sin voz”  los relatos  rompen una lanza contra la barbarie. Desde la escritora Soledad Puértolas  y su inquietante relato “El fraile que no conocía la piedad”, casi un tratado sobre la empatía entre humanos y animales, hasta “El hombre de la Vega”, del escritor y guionista Ricardo Muñoz, donde se nos plantea un cambio de papeles tan interesante como necesario, pasando por “En tiempos del blanco y negro”, donde José Luis Victoria nos recuerda la necesidad de plantarse y atreverse a decir no. Sin olvidar a la escritora Elvira Lindo, que expresa lo que muchos pensamos: que «en verano en España, durante la alegre estación, se desatan los bajos instintos de la tribu, gracias a la inestimable colaboración de los ayuntamientos, que, a pesar de estar al borde de la quiebra, rascan dinero de donde sea para fomentar el maltrato animal».  Resulta entrañable el texto “Gabi, In Memorial”, de la escritora, ensayista  y editora recientemente fallecida Ester Tusquets; pocas veces se encuentra tanto respeto, generosidad y esperanza en tan pocas líneas: «Algún día, quizá algún día, termine la salvaje actuación de hombres contra hombres, de hombres contra animales».  O el de Rosa Montero, que nos recuerda en su artículo: «Si torturar fuera cultura, deberíamos seguir celebrando grandes Autos de fe de la Inquisición, tan espectaculares, tan amenos, y abrasar en directo a unos cuantos herejes. Si la tradición fuera intocable, todavía estaríamos  viviendo  en las cuevas.»  Brillante análisis también en “La Espiral del Silencio”, del  periodista Gonzo, colaborador de ‘El Intermedio’ en La Sexta. Entre artículo y relato nos encontramos con  viñetas demoledoras de Carlos Azagra  y de Juan Kalvellido o con excelentes poemas de Ángel Padilla o de Jorge Riechmann entre otros.  Por su parte, el historiador e hispanista Ian Gibson nos señala que  el general más sádico de la Guerra Civil nació en Tordesillas: Gonzalo Queipo de Llano, que se encargó de enviar al otro mundo a miles y miles de andaluces inocentes. Pero, ¡ah, sorpresa!, en este libro también encontraréis una interesante conversación entre Frank Sinatra y Ava Gardner: el cantante no podía dar crédito a lo que la actriz le cuenta que hacen los españoles con el Toro de la Vega; fantástico diálogo imaginado por el escritor José Luis Ordóñez. En suma, veintisiete autores y autoras, que  forman parte de “Palabras para un toro sin voz”, en el que no faltan las palabras punzantes y certeras del periodista Julio Ortega Fraile, responsable de coordinar y dar vida a este imprescindible libro.

Una antología que no puede faltar si se quiere conocer qué ocurre en el Torneo del Toro de la Vega y, sobre todo, si queremos armarnos de razones para detener esta barbarie medieval que no debería tener sitio en nuestra sociedad civilizada del siglo XXI.

“Palabras para un toro sin voz”
Editorial HADES

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...