DIARIO ARAGONESEspecialesCanal viajesSecretos de Nueva York.

Secretos de Nueva York.

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
brookling_486952609

La ciudad de Nueva York nos revela cada día nuevos tesoros incluso a aquellos que presumen de saberlo todo sobre ella. Más allá del Nueva York tan conocido por todos, encontramos una ciudad misteriosa, olvidada, abandonada. Un Nueva York desconocido. Aquí detallamos algunos de estos lugares secretos, lugares sobre los que no obtendrá información en ninguna guía. Simplemente tienen que llegar a ellos y descubrirlos por sí mismo.
 

La Galería de los Susurros en la Estación Grand Central.

p1020886   De todos es conocido que la Estación de Grand Central guarda muchos secretos, uno de los más conocidos es el pasadizo subterráneo que utilizaba Roosevelt para llegar al Waldorf-Astoria. Sin embargo, la galería de los susurros, es la más romántica. Este arco que no aparece en los mapas, está situado enfrente del Oyster Bar & Restaurant. Posee una característica acústica desconcertante, cuando dos personas permanecen de pie en los arcos diagonales y susurran, pueden escuchar la vozdel otro en el otro lado. Según la leyenda, al mítico artista de Jazz Charles Mingus, le encantaba tocar bajo los arcos. Sin embargo en la actualidad, la galería es más popular para proposiciones dematrimonio murmuradas. Simplemente tiene que recordar no decir nada que no quiera que escuchenlos demás.

Refugio antiaéreo de la Guerra Fría en el Puente de Brooklyn.
brookling

En el año 2006, los inspectores de la ciudad de Nueva York, se tropezaron con una sala oculta dentro del Puente de Brooklyn, situada justo debajo de la rampa de entrada al puente desde el Bajo Manhattan.

El refugio contaba con antiguas provisiones militares para sobrevivir a un hipotético ataque nuclear; toallas, medicinas, contenedores de agua y cerca de 352,000 galletas. Las cajas de provisiones tenían estampada las fechas 1957 y 1963, lo que indica que el bunker fue utilizado y aprovisionado durante el apogeo de la guerra fría. Después fue sellada y olvidada. Por razones de seguridad se ha mantenido en secreto la localización exacta de esta cámara, de hecho la mayor parte de los 150,000 peatones que cruzan el puente a diario, ni siquiera saben que existe.

 

Los jardines en la azotea del Rockefeller Center

56_rockefeller_center_lg

Algunos de los más bellos jardines de Nueva York están escondidos a cientos de metros sobre el suelo. El Rockefeller Center conserva cinco espectaculares jardines en su azotea diseñados originalmente por el paisajista inglés Ralph Hancock entre 1933 y 1936. Los jardines se cerraron en 1938, sin embargo tres de ellos pueden verse desde el mirador del Top of the Rock. Y todavía podemos ver uno más: el jardín en la azotea del British Empire Buiding, que aparece en una escena de la película Spider-Man.

Pista de Bolos de la Frick Collection

La Frick Collection, una mansión situada en el Upper East Side, propiedad del industrial del Siglo XIX Henry Clay Frick, es una belleza arquitectónica por sí misma. ¿Pero sabía usted que el edificio alberga una pista de bolos subterránea? Encargada por Frick en 1914, la antigua pista es una auténtica zona de juegos para un magnate, con paneles de caoba en las paredes, carriles de madera de pino y arce y un juego de bolas hecho a mano en perfecto estado de conservación. Después del fallecimiento de Frick en 1919, la pista de bolos fue abandonada (excepto brevemente cuando fue utilizada como almacén de la biblioteca en 1920.) La pista fue restaurada en 1997, pero la mantienen cerrada bajo llave, por lo que no puede ser visitada. Además de esta secreta pista de bolos, la Frick Collection incluye algunas de las más famosas obras de los mejores artistas europeos, obras escultóricas, muebles del siglo XVIII, esmaltes de Limoges, alfombras orientales y muchas otras piezas artísticas de interés.

Restos del Muro de Berlín en el Parque de Paley
Ubicado en una pequeña plaza del centro en el 520 de la Avenida Madison, se encuentra un inesperado pedazo de historia. Cinco secciones del Muro de Berlín con una altura de 3,65 metros y una longitud de más de 6 metros, han permanecido en este parque desde 1990. La cara oeste del
muro ha sido decorada con asombrosos trabajos de los artistas alemanes Thierry Noir y Kiddy Citny.
El lado este, siguen siendo losas de hormigón sin ningún tipo de decoración, un recordatorio del opresivo régimen político de la antigua Alemania del Este. A simple vista este muro parece ser tan sólo, otro mural hecho por artistas callejeros y pasa totalmente inadvertido ante los cientos de ojos
que cada día lo ven.
El Cementerio detrás del Hotel Bowery
Los clientes del hotel Bowery que miran a través de la ventana trasera de la zona de recepción, amenudo pueden admirar la tranquila extensión de césped situada en la parte de atrás del edificio. Sin embargo, pocos saben que en realidad ese remanso verde de paz, es en realidad un cementerio escondido. Parte de la confusión viene porque son placas y no lápidas las que marcan las tumbas. El cementerio New York Marble fue fundado en 1830 en la zona que en la actualidad es el East Village, y es el más antiguo cementerio público de la ciudad, así como uno de los más difíciles de encontrar.
La puerta del cementerio se encuentra al final de un estrecho callejón que sale de la Segunda Avenida. El cementerio se abre por unas pocas horas el cuarto domingo de cada mes desde abril a octubre.
El cementerio de barcos de Staten Island
Uno de los lugares más escalofriantes de Nueva York es el cementerio de barcos de Staten Island. Situado lejos del bullicio de Rossville, Staten Island, este parche pantanoso en la vía acuática Arthur Kill es el lugar de descanso de docenas barcos de todos los tamaños que permanecen aquí oxidados,
descompuestos y abandonados. Los cascos de los barcos sobresalen de las profundidades acuáticas dando una imagen majestuosa y bella a pesar de su estado. Este cementerio puede encontrarse al final de un camino provisional de la Vía Arthur Kill, cerca de la Avenida Rossville, a varios kilómetros
de la terminal del ferry. Es uno de los lugares verdaderamente olvidados y desconocidos en la ciudad de Nueva York.

Túneles del metro de la Avenida Old Atlantic
Durante más de un siglo, el perdido túnel del metro de la Avenida Atlantic en Brooklyn, fue una especie de leyenda: el New York Times publicó en 1893 un reportaje en el que se decía que los túneles eran la guarida de unos piratas; el autor de ciencia-ficción H.P. Lovecradt los retrató en 1927 como refugio de vampiros en uno de sus cuentos. La historia real de estos túneles no es tan fantástica, pero aun así, es muy interesante: Cornelius Vanderbilt los construyó en 1844 para reconducir las vías del tren de Long Island, donde se había atropellado accidentalmente a varios peatones. El túnel fue abandonado en 1861 y redescubiertos en 1980. En teoría, en los túneles todavía se encuentra una antigua máquina de vapor, pero no ha sido encontrada, Desde la Brooklyn Historic Railway Association parten visitas guiadas a los túneles. La entrada se sitúa en la intersección de la Calle Court con la Avenida Atlantic, en Brooklyn.

Galerías de los esclavos de la Iglesia Episcopal de Saint Augustine
Entre los sencillos muros de la Iglesia Episcopal de Saint Agustine, en el Lower East Sideencontramos un recordatorio de la segregación racial en la ciudad de Nueva York. Unas estrecgas escaleras nos guían hasta dos habitaciones ocultas donde los fieles afroamericanos podrían escuchar los oficios religiosos sin ser vistos. Las habitaciones eran conocidas como las “Galerías de los Esclavos” aun cuando la esclavitud ya había sido abolida en Nueva York en el año de construcción de estas galerías en 1828. Otra curiosidad, el fugitivo del Siglo XIX Boss Tweed se escondió en estas habitaciones para asistir al funeral de su madre. Ignorados durante décadas, estas habitaciones fueron restauradas y abiertas al público el año 2009.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...