DIARIO ARAGONESEspecialesAragón solidarioEl futuro de la India pertenece a las mujeres

El futuro de la India pertenece a las mujeres

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
mujer_india_557371590-4

 Todas las mujeres del planeta están expuestas a la opresión del patriarcado de diferentes formas y en distintos grados.  Apenas existen sociedades que escapen de este sistema de poder que las sitúa en una posición de subordinación tanto en el terreno social como económico y político.

En la India el sistema patriarcal se sustenta en unas tradiciones y unas prácticas culturales muy arraigadas en la sociedad que le sitúan en el fatídico puesto de cuarto peor país del mundo para nacer mujer, después de Afganistán, la República Democrática del Congo y Pakistán.

La discriminación hacia las niñas y las mujeres se da en todos los ámbitos (educativo, sanitario, económico, político y cultural) a lo largo de todas las etapas vitales, incluso desde antes del nacimiento. Los abortos selectivos en función del sexo, los matrimonios infantiles o la dote, son solo algunos ejemplos de estas tradiciones que atentan contra los derechos humanos de mujeres y niñas.

En las últimas décadas el gobierno indio ha aprobado leyes dirigidas a proteger a sus ciudadanas. Sin embargo, estas leyes no se han acompañado de mecanismos eficaces para su implementación y puesta en marcha.

A pesar de estos logros más formales que reales, sus vidas no han cambiado significativamente. Las reformas legislativas son fundamentales y pueden suponer avances y mejoras en sus condiciones de vida, pero para que se produzca un cambio real es imperativo atacar las raíces del patriarcado a través de una revolución social y cultural dirigida a conseguir una transformación real y un cambio de mentalidades, y esta revolución debe articularse desde la sociedad civil organizada y desde el movimiento de mujeres.

Para lograr dicha transformación social, el movimiento de mujeres debe articularse en la arena política donde se toman las decisiones y donde se institucionalizan las relaciones de poder. Y por este mismo motivo, es fundamental el fortalecimiento de liderazgos y el acceso de mujeres a puestos de toma de decisiones.

 En la India, los movimientos sociales no han sido capaces de concienciar a más mujeres y hombres para presionar al Gobierno para que tome medidas dirigidas a eliminar la violencia de género y los feminicidios, erradicar el analfabetismo e incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral, acabar con los abortos selectivos en función del sexo y reducir la mortalidad materna.

 Las grandes movilizaciones que ha habido estos últimos meses a raíz de la violación y asesinato de una estudiante en Nueva Delhi, han marcado un punto de inflexión y de no retorno. El Gobierno ha tomado medidas urgentes para abordar la violencia hacia las mujeres pero este giro no hubiera sido posible sin la presión social que ha marcado la acción del Gobierno. Está en manos de la sociedad civil organizada, pero muy especialmente del movimiento de mujeres, la transformación social y la abolición del patriarcado. Como decía Gandhi “la solución está más en sus manos [la de las mujeres] que en las del hombre. Si la no violencia es la ley de nuestro existir, el futuro pertenece a la mujer”.

 

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...