DIARIO ARAGONESEspecialesCanal saludQuirón Zaragoza especialistas en cardiología

Quirón Zaragoza especialistas en cardiología

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
salud_582909327-14

Algo tan sencillo como un chequeo médico puede salvar vidas. Relacionado con el mundo de la actividad física, todos los años la población se alarma cuando un futbolista, un jugador de basket o un simple corredor aficionado cae fulminado y fallece por muerte súbita, palabras que estremecen y ponen en alerta. Estas comprobaciones de salud no siempre reciben la importancia que realmente tienen y desde el Grupo Hospitalario Quirón se esfuerzan por hacerlo entender.

Realizar un chequeo periódico para prevenir estos problemas de  salud es fundamental. Consiste en una consulta con un especialista en cardiología que incluye, como cualquier otra consulta médica, una historia clínica, exploración y toma de tensión arterial, pero añadiendo además una valoración del riesgo cardiovascular y una batería de pruebas diagnósticas complementarias cardiológicas para recabar más información.

Con los datos obtenidos del chequeo cardiológico podemos detectar la presencia de factores de riesgo cardiovascular o de cardiopatías que no se conocían previamente. Además, gracias a las tablas de riesgo cardiovascular podemos estimar cuál es el riesgo para un determinado paciente de sufrir un evento cardiovascular grave, como un infarto de miocardio o un ictus, en los próximos años.

En los últimos meses se han producido varios casos de muerte súbita en la Comunidad. Una muerte súbita es el fallecimiento repentino e inesperado de una persona que estaba aparentemente sana y en buen estado. La causa más frecuente es la aparición de una arritmia maligna llamada fibrilación ventricular, que en personas mayores de 30-35 años sucede normalmente relacionada con un infarto agudo de miocardio (infarto de corazón).

Esto puede prevenirse abandonando hábitos nocivos como el tabaco, dieta sana y equilibrada, evitar el sobrepeso o realizar ejercicio moderado de forma habitual. En pacientes de edades superiores a los 35 años, que desean realizar deporte y no lo habían hecho nunca o hace tiempo que no lo practicaban, se recomienda visitar a un especialista que realizará una exploración física completa y un ECG, pudiendo recomendar otras pruebas como un ecocardiograma o una prueba de esfuerzo en función de los hallazgos y de sus antecedentes personales y familiares. Por último, se deberían habilitar más desfibriladores externos automáticos en centros públicos y centros deportivos.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...