DIARIO ARAGONESEspecialesReportajesLa Guardia Civil: 171 años de servicio y protección al ciudadano

La Guardia Civil: 171 años de servicio y protección al ciudadano

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
guardiacivil_157761700-10

Un Real Decreto firmado el 28 de marzo de 1844 supuso el nacimiento de la Guardia Civil. Desde esa fecha han transcurrido ya 171 años en los que este cuerpo se ha mantenido. El cuerpo cumple ahora 171 años manteniéndose fiel a su Código Deontológico, velando por la seguridad y protección ciudadana.

“El honor es mi divisa” es el lema de la Guardia Civil, un instituto armado de naturaleza militar dependiente del Ministerio del Interior, en el desempeño de las funciones que le atribuyen las leyes, y del Ministerio de Defensa, en el cumplimiento de las misiones de carácter militar que se le encomienden.

La Guardia Civil tiene desplegados en Aragón más de 3.100 agentes pertenecientes a diferentes especialidades tales como Seguridad Ciudadana, Servicio Cinológico, SEPRONA, GEDEX, Agrupación de Tráfico, Policía Judicial, Intervención de Armas, GEAS, Unidad Aérea y Servicio de Montaña. De ellos 650 se encuentran en Teruel, 937 en Huesca y 1.375 en Zaragoza. Además más de 150 agentes pertenecen al Grupo de Reserva y Seguridad cuya base se encuentra en Casetas.

Este cuerpo cuenta con más de 120 acuartelamientos en Aragón, siendo los más destacados las tres comandancias ubicadas en las capitales de provincia (Huesca, Zaragoza y Teruel) y en las cabeceras de compañías como puede ser Caspe, Ejea de los Caballeros, Calatayud, Casetas y Tarazona. En la provincia de Teruel, las más destacadas serían las de Alcañiz, Mora de Rubielos y Calamocha. En Huesca como cuarteles más significativos están Jaca, Barbastro, Graus y Fraga.

La creación de la Guardia Civil en 1844 respondía al grave problema de seguridad pública que existía en el ámbito rural de España tras finalizar la Guerra de la Independencia. A pesar de los intentos fallidos del Rey Fernando VII para que las autoridades militares entendieran de los delitos de bandolerismo y se emplearan para su persecución tropas del Ejército, la situación lejos de solucionarse se fue agravando, fracasando diversos intentos de crear cuerpos armados que se encargaran de velar por la seguridad pública tales como el de Celadores Reales en 1823 y el de Salvaguardias Reales en 1833.

LA GUARDIA CIVIL EN LA CAPITAL ARAGONESA

Ahora bien, no toda la nación se encontraba en aquellos momentos en las mismas condiciones de conflictividad. En Aragón, como en Andalucía, el problema era mayor y por eso estas dos regiones fueron las primeras en recibir a las fuerzas del Cuerpo.

Por Real Decreto de 13 de mayo de 1844, bajo La dirección del duque de Ahumada, se establece la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza como componente de la tercera compañía del sexto tercio de la Guardia Civil de Aragón, que se ramifica en las compañías primera y segunda de Huesca y Teruel. La tercera compañía de Zaragoza pasa revista de comisario en octubre en Longares, donde se encontraba acantonada al objeto de recibir la instrucción necesaria para cumplir con los deberes y obligaciones.

Concluida la instrucción, emprendió la marcha a Zaragoza, donde llegaron el 19 de noviembre habiendo verificado su entrada, vistiendo los uniformes de gala y hallándose los cuerpos de la guarnición formados en el paseo Santa Engracia, hoy paseo de la Independencia. 

La Benemérita es una institución que aspira a servir a los ciudadanos desde la modernidad que exigen los nuevos tiempos, pero a la que se le exige que siga manteniendo intactas las tradiciones y virtudes que han mantenido a lo largo de más de un siglo y media de existencia.

El general jefe de la Octava Zona de la Guardia Civil de Aragón, Antonio Tocón, considera que el cuerpo ha evolucionado “bastante bien”. “Nos hemos ido adaptando con nuevas especificidades y nuevos medios pero manteniéndonos siempre fieles a nuestro Código Deontológico, la Cartilla del Guardia Civil, publicada en 1845”, comenta.

“Lo que entonces eran carruajes, ahora lo cambiamos por motos del Seprona, todoterrenos, aviones, helicópteros, barcos…”, señala Tocón. Para celebrar los 171 años del Instituto Armado, la Guardia Civil organizó el 29 de mayo un acto institucional en el que se rindió homenaje a los que dieron su vida por España, a los que finalizan su servicio en el Cuerpo y a los que por su quehacer diario son merecedores de reconocimiento.

Entre los principales hitos de la Guardia Civil, el general jefe de la Octava Zona explica que el primer servicio que realizó la Benemérita fue “la detención de una gavilla de malechores en 1845”, cuando la sociedad española era “insegura”, sobre todo en el medio rural. Unos años después, en Aragón hubo una epidemia de cólera y “ahí la Guardia Civil demostró su instinto benemérito”. 

El tipo de servicios de la Benemérita ha cambiado con el paso del tiempo. Por ejemplo, una de las actuaciones reseñables durante este último año fue la incautación de más de una tonelada de hachís oculto en latas de aceitunas a mediados de enero. La mercancía era transportada en un camión que fue sustraído en las proximidades de Valtierra (Navarra). Tras el robo del camión emprendieron la huida en dirección a Zaragoza y gracias al dispositivo policial establecido se logró interceptar en las inmediaciones de Pinseque. 

Ese mismo mes, la Guardia Civil de La Almunia detuvo a siete personas e imputó a otra más por delito de tráfico de drogas, cultivo o elaboración de sustancias estupefacientes y pertenencia a grupo criminal. Presuntamente, estas personas se dedicaban a la venta de drogas a menores en el entorno de un centro educativo de dicha localidad. Se consideraron desarticulados cinco puntos de venta de droga en La Almunia, Almonacid y Calatayud.

Destacable fue la detención de cinco personas en Zaragoza, vecinos de Ricla, presuntas autoras de un delito de robo con violencia e intimidación, lesiones y homicidio, cometido en Torredelcampo (Jaén). Los detenidos que ya estaban siendo investigados por la Guardia Civil de Zaragoza se desplazaron a Jaén y el día 31 de enero cometieron un robo en una vivienda para sustraer joyas y dinero en efectivo. En el domicilio vivían dos personas de 82 y 87 años a los que amenazaron y agredieron. A consecuencia de las lesiones, sólo dos días después falleció una de las víctimas. Gracias a la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil de Zaragoza y Jaén, los autores fueron detenidos en la capital aragonesa el día 2 de febrero. En el vehículo en el que circulaban se hallaron joyas robadas en Jaén y prendas utilizadas para cometer el robo.

Entre las últimas actuaciones del cuerpo destaca también la recuperación, en abril, de 70 baterías de submarino que habían sido robadas en un almacén de El Brugo de Ebro. Material que estaba valorado en más de 469.000 euros y que fue recuperado en su totalidad gracias a la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil. Las baterías habían sido vendidas a diferentes centros de reciclaje de este tipo de material pero no llegaron a ser recicladas por la rápida actuación de los agentes. Fueron detenidas tres personas por un delito de robo con fuerza en las cosas y otras tres por delito de receptación. 

En mayo se desarticuló una organización criminal dedicada al robo de bares y viviendas habitadas. A los dos detenidos y tres imputados se les imputaron 11 delitos de robo con fuerza cometidos en las localidades de Monegrillo, Almonacid de la Cuba, Pina de Ebro, Lécera, Letux y Osera de Ebro. Se da la circunstancia de que tres de los autores fueron detenidos anteriormente como presuntos autores del homicidio ocurrido en Jaén, mencionado anteriormente.

SEGURIDAD EN EL MEDIO RURAL

La creación de la Guardia Civil está vinculada a la necesidad de una mayor seguridad en el medio rural y es precisamente en el ámbito rural aragonés donde la presencia de la Benemérita sigue siendo fundamental en la actualidad. 

Así, en octubre del año 2013 la Guardia Civil puso en funcionamiento los equipos ROCA cuya función principal es incrementar la seguridad en explotaciones agrícolas y ganaderas mediante una vigilancia permanente y una mayor comunicación con esos sectores.

Desde su creación, estos equipos de lucha contra los robos en el campo han realizado más de 80 detenciones y desde la Benemérita aseguran que gracias a la creación de este cuerpo y a la colaboración ciudadana, se han esclarecido casi un 22% más de casos en el medio rural que el año anterior, según datos de 2014. 

A este respecto, Antonio Tocón asegura que los “buenos resultados” de estos escuadrones están motivando que se creen “algunos más de los que en un principio estaban pensados”. “Se ha visto que su creación ha dado buen resultado y nos queremos adelantar a los acontecimientos que pudieran derivarse”, explica Tocón, quien recuerda que Aragón es una de las Comunidades “más seguras de España”, aunque siguen habiendo “más de un robo y queremos llegar a cero”.

Sobre la situación de la Guardia Civil en Aragón, Tocón ha explicado que el cuerpo “cuenta con efectivos suficientes” aunque “en cualquier institución siempre son bienvenidos los nuevos efectivos”.

PROTECCIÓN Y AUXILIO

La principal misión de la Guardia Civil es la de garantizar la protección a los ciudadanos frente a los actos delictivos que puedan amenazarlos, asegurar el cumplimiento de las leyes y defender el libre ejercicio de los derechos y libertades.

Asimismo, es misión de la Benemérita la atención y auxilio a los ciudadanos mediante la colaboración con los servicios de Protección Civil, la vigilancia del tráfico, protección de la naturaleza, rescate y ayuda en montaña y mar territorial. En resumen, cualquier actuación que lleve al socorro, ayuda y protección del ciudadano.

“Si algo tiene la Guardia Civil de característico, aparte de ser una policía integral con sus funciones de policía judicial, es el asentamiento en el territorio. Ocupamos prácticamente el 98% del mismo”, comenta Tocón. No en vano, la Guardia Civil cuenta con más de 2.000 instalaciones y un número de efectivos que supera los 80.000.

ESPECIALIDADES

La Guardia Civil cuenta con numerosas especialidades. Seguridad ciudadana constituye la columna vertebral de este cuerpo. Su movilidad y distribución posibilita su presencia en toda la geografía española. Se caracteriza por el trato cercano con la población y el profundo conocimiento de su demarcación. Además de prevenir el delito, también realiza labores de auxilio y protección al ciudadano, siendo ésta también una obligación de todos los miembros de la Guardia Civil.

Entre sus cometidos están: la vigilancia y protección de los núcleos urbanos rurales y vías de comunicación no cubiertas por la Agrupación de Tráfico, la protección de edificios e instalaciones, la escolta de explosivos y el mantenimiento del orden público, entre otros muchos.

Por otra parte, el Servicio Aéreo apoya y potencia en multitud de facetas la capacidad operativa de otras unidades de la Guardia Civil incrementando así sus servicios al ciudadano. Asimismo, este cuerpo dispone de un Servicio Marítimo que vigila las costas en prevención de actividades como el narcotráfico y la inmigración irregular, entre otras.

Otra especialidad es la Agrupación de Tráfico tiene encomendada la vigilancia y control de la seguridad vial en la carretera y deben hacer cumplir la ley de seguridad vial y transportes. Los agentes de tráfico son los encargados de instruir diligencias e informes en caso de accidentes, además de auxiliar y proteger a los usuarios que lo necesiten. 

También figura entre las especialidades del cuerpo el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) tiene encomendadas competencias en materia de conservación del medio ambiente y otros aspectos relacionados con la naturaleza. Colabora y es un apoyo para que las autoridades de las diferentes Comunidades Autónomas cumplan sus competencias administrativas en la materia.

En el último año, las actuaciones del Seprona en Aragón se han desarrollado de forma especial en el embalse de Mequinenza para luchar contra la pesca furtiva. En marzo se detuvo a tres personas que habían capturado 167 peces utilizando para ello una red de más de 1.500 metros, siendo éste un arte de pesca ilegal. A los detenidos, vecinos de Benicarló, se les imputó un delito contra la flora y fauna y se interpusieron denuncias por infracciones en materia de pesca y navegación, ya que carecían de licencia de pesca en Aragón, realizaban esta actividad por la noche, utilizaron un arte de pesca no permitido y la embarcación que utilizaron carecía de matriculación.

Por otra parte, los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) son unidades especializadas en el mantenimiento y restablecimiento del orden público. Otra de sus misiones es la de proteger y dar seguridad a las altas personalidades.

Otra especialidad del Instituto Armado es la Unidad de Reconocimiento del Subsuelo, que se encarga de la seguridad en las redes subterráneas de los edificios públicos protegidos por la Guardia Civil. Confeccionan informes de seguridad, realizan reconocimientos preventivos y apoyan los dispositivos de seguridad que se establezcan.

Entre las unidades de la Guardia Civil también se encuentra el Escuadrón de Caballería, una unidad a caballo especializada y con las mismas competencias que los Grupos de Reserva y Seguridad. Es también una unidad de honores y protocolo en actos de especial relevancia y fiel relejo de una larga tradición en el cuerpo.

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil actúa en zonas que por su especial dificultad requiere de una especial preparación física y técnica y el empleo de medios adecuados. Prestan auxilio a personas accidentadas, pérdidas o aisladas en zonas de montaña y lugares de difícil acceso. También velan por la conservación de la naturaleza.

En Aragón, los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña realizan numerosas actuaciones en el Pirineo aragonés cada año. Durante este invierno auxiliaron y rescataron a más de 1.100 personas en la Comunidad. Sus actuaciones les han hecho merecedores de varios premios recibidos recientemente, tales como el Trofeo “Aragón a los Valores en el deporte”, concedido el día 23 de marzo en la XVIII Gala del Deporte Aragonés, o el “XXIII Premio a la Excelencia Profesional”, concedido por el Rotary Club de Zaragoza. Asimismo, agentes de las unidades de montaña de Aragón se desplazaron recientemente a Nepal y Marruecos para participar en labores de rescate en ambos países.

La Guardia Civil también cuenta con las Intervenciones de Armas de la Benemérita, repartidas por todo el territorio nacional y responsables del control en la fabricación, circulación y posesión de todo tipo de armas y explosivos. También disponen de la Unidad Especial de Intervención (UEI), concebida para realizar misiones específicas de alto riesgo y peligrosidad. Actúan dentro y fuera de territorio nacional, en operaciones antiterroristas y contra el narcotráfico, en casos de secuestro de rehenes y desequilibrados mentales especialmente peligrosos y en la protección de altas personalidades ante la amenaza inminente de atentado. 

También es especialmente significativo el Servicio de Desactivación de Explosivos, formado por equipos Tedax que se encuentran distribuidos por todo el territorio para una mayor eficacia. Su misión es detectar, desactivar y analizar explosivos de todo tipo. La Unidad de Defensa NRBQ es la respuesta de la Guardia Civil a la creciente amenaza nuclear, radiológica, biológica y química.

La relación entre la Guardia Civil y los perros especialistas se remonta a 1948, creándose Puestos y Destacamentos con canes para perseguir delincuentes y controlar costas y fronteras. El servicio Cinológico apoya a otras unidades en la localización de droga, explosivos o dinero, en la búsqueda de personas desaparecidas y en otras actividades acordes a sus capacidades.

La Guardia Civil posee diversos centros de formación a cargo de la Jefatura de Enseñanza. Su objetivo es la preparación para el ingreso o ascenso a las diferentes escalas del cuerpo y el aprendizaje de procedimientos y técnicas para formar parte de algunas especialidades.

Compartir en:

Y ADEMAS ...