DIARIO ARAGONESProgramas DeportivosCafé con GolesAgné no quiere dar pistas

Agné no quiere dar pistas

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
REAL_ZARAGOZA_17_ANGEL_SUELO_240_887387343-1

“El Real Zaragoza está obligado a ganar siempre”. Así lo ha afirmado el técnico de la primera plantilla Raúl Agné, considerando que el resultado en Getafe no genera ni mayor ni menor presión de cara a este sábado. Visita La Romareda el Reus, revelación de la categoría de plata del fútbol español junto a la S.D. Huesca, y cuyo rendimiento hasta el momento genera tantos elogios como incertidumbre el once que dispongan los maños frente a ellos.

Lo primero por el tema tan manido y debatido esta semana. ¿Merece Bagnack continuar en el once tras la versión ofrecida en el Coliseum? Seguramente no, pero Agné sabe que apartarle de la titularidad ahora supondría un duro golpe en la moral del futbolista. Al respecto, con capote en la mano, ha aseverado que “puede ser que sí y que no”, emplazando su decisión hasta horas antes del encuentro.

La segunda de las dudas que surge en la mente zaragocista reside en conocer si será Ángel o Juan Muñoz el que forme en punta de ataque. Reducidas son las oportunidades de que sean los dos a la vez, por la inexistencia de otro ariete del Deportivo Aragón en la convocatoria como el caso de Xiscu en jornadas anteriores. Dejaría por tanto el banquillo sin un relevo claro en esta posición.

Parece el canario el que cuenta con más opciones a tenor de las palabras de elogio recibidas por Agné este mismo viernes: “Como buen delantero que es y de los mejores de la categoría cogerá racha buena y volverá a marcar seguro”, ha aseverado el entrenador aragonés.

En lo colectivo, la escuadra blanquilla quiere repetir la imagen ofrecida en Getafe, pero con la gigantesca diferencia de esta vez sí acertar en las áreas. Sobre el juego, Agné ha explicado que “el equipo con balón ya quiere proponer cosas, pero espero que se vean muchas más”. Además, ha advertido de que el equipo no ha “mostrado las cartas todavía” y que van a “ser muy fuertes” en un tiempo.

El equipo vuelve a La Romareda donde sólo el Córdoba y el Elche han sido capaces de asaltar el fortín. Señal de confianza en una plantilla que padece el síndrome del turista y sin embargo, se siente más que cómoda con el calor de su afición.

Más noticias

Compartir en:

Y ADEMAS ...