Paz

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font

Utilizamos este altavoz para hablar de nosotros, de Aragón, de nuestro país, del aragonesismo, pero hoy es un día especial. Es el primer día después la declaración de “abandono de las armas”por parte de ETA. Ni una sola idea, ni un solo país, ni una nación merece la pena que se derrame por ella ni una sola gota de sangre de nadie. Lo decimos como nacionalistas aragoneses pero es una cita de una nacionalista catalán. 
Ni los centenares de muertos, ni los miles de heridos, ni el terrorismo de estado del batallón vasco-español primero y de los GAL después tendrían que haber existido nunca. En democracia solo hay un
arma: la voz y la palabra.

Es el momento de recordar a los asesinados, los más directamente afectados, pero , como nadie hablará de ello también querríamos destacar aquí a todos aquellos que usaron el terrorismo como burda arma política para acusar a los que no pensaban como ellos, porque estando todos de acuerdo en que las armas no pueden hablar en democracia, unos y otros podían pensar en diferentes modos de alcanzar, pero nos unía la defensa de la libertad y la justicia.

Sin embargo muchos torticeramente pretendieron equiparar a los nacionalistas aragoneses con los grupos terroristas. Recordamos ahora los panfletos del PP acusando a los nacionalistas aragoneses de alinearse con las tesis de batasuna, así tal cual, creando confusión, metiendo a todos en el mismo saco. A eso se unieron medios de fuera y también, desgraciadamente de Aragón, acusando nada más y nada menos que a Labordeta de connivencia con los planteamientos etarras, solo por sacar rédito político, desconocedores de que el diputado aragonés también apareció en los papeles de ETA como uno de los que seguían para lo que ya sabemos.

Miserables es la palabra que mejor les define a todos aquellos que sabiendo que el nacionalismo aragonés siempre ha sido pacífico , democrático y defensor de la libertad, querían echar la basura del terror y el miedo provocado por los asesinos de ETA. No hace falta dar nombres propios, muchos lo saben ya y no merecen ni el privilegio de darles pábulo.

Como nadie lo va a contar, siempre será bueno que en un día más feliz que ayer, sin duda, lo recordemos para que cada uno quede en su sitio.

Más noticias

Compartir en:
Compartir en :

Etiquetado como:

No hay tags para este articulo

Valora este articulo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Y ADEMAS ...