5 C
Zaragoza
domingo, noviembre 27, 2022
escucha onlinespot_img

Un 15% de los ictus ocurren en adultos jóvenes menores de 50 años

Más noticias

Son los causantes de cerca de 2.400 hospitalizaciones al año, suponen el 8% de las Urgencias médicas ingresadas, son la primera causa de discapacidad y representan el 3% del gasto sanitario. Y al contrario de lo que se puede pensar, también se dan entre pacientes jóvenes. Precisamente ese, el de concienciar a la población de que los jóvenes también pueden sufrir un ictus, es el objetivo de la campaña organizada por la Asociación Ictus de Aragón (AIDA) junto a los hospitales Clínico y Miguel Servet de Zaragoza con motivo de la proximidad del Día Mundial del Ictus (29 de octubre). Y es que, un 15% de los accidentes cerebrovasculares ocurren en menores de 50 años, y un 25% en menores de 65.

Los ictus isquémicos, también llamados infartos cerebrales (en los que se produce una falta de riego), son los más frecuentes y en el 10% de los casos se producen en adultos jóvenes. Extrapolando esta estimación, cada año en Aragón alrededor de 240 personas menores de 50 años pueden sufrir un ictus isquémico.

En el caso de los ictus hemorrágicos (sangrado cerebral), la incidencia en jóvenes menores de 50 años se sitúa en 5 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Esta variante de la enfermedad se asocia a una alta mortalidad, morbilidad y discapacidad a largo plazo: la mortalidad a los 3 meses es del 17% y a los 10 años superior al 25%.

Son los datos del ictus en Aragón, que este lunes han sido desgranados en una rueda de prensa en la que han participado el presidente de la Asociación Ictus de Aragón, Miguel Lierta, junto a los doctores Javier Marta Moreno y Herbert Tejada, neurólogos de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza; y el doctor Carlos Tejero, neurólogo en el Hospital Clínico Universitario ‘Lozano Blesa’ de Zaragoza.

El ictus es la primera causa de muerte en Aragón en mujeres y la tercera en hombres, y la segunda causa de demencia en la comunidad. A pesar de ello, hasta el 80% de los accidentes cerebrovasculares podrían evitarse adoptando un estilo de vida saludable, especialmente entre los 30 y los 60 años. De hecho, los médicos advierten de que para evitar sufrir un ictus antes de los 50 años, es crucial empezar a prevenirlo a partir de los 30 abandonando el tabaco, controlando la tensión, cuidando la dieta y haciendo ejercicio regularmente.

Además, los expertos han insistido en que en caso de sufrir un ictus la atención temprana es fundamental, por eso resulta tan importante reconocer sus síntomas. Cuando hay un problema de riego cerebral, en pocos minutos esa parte del cerebro deja de funcionar inesperadamente. Los síntomas más frecuentes y orientadores son la pérdida de fuerza de un brazo, una pierna o ambos; pérdida o alteración del habla; desviación de la boca a un lado; pérdida de la visión de un ojo o de ambos; solo en los ictus más graves va a haber un dolor de cabeza fuerte o una pérdida de conciencia con caída al suelo.

En caso de tener alguno o varios de estos síntomas, el paciente o sus acompañantes deben llamar de inmediato al 061. El personal de emergencias, tras realizar una serie de preguntas, activa el ‘Código Ictus’ y da al caso una prioridad total, coordinando a los neurólogos para acortar el tiempo de respuesta.

spot_img
spot_img

En portada

La embajadora de EEUU se reúne con Lambán en el Pignatelli

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha mantenido un encuentro en el Pignatelli con la embajadora de Estados Unidos...
spot_img

Más artículos como este

spot_img