11 C
Zaragoza
martes, febrero 27, 2024
escucha onlinespot_img

El Ayuntamiento de Zaragoza trabajará para evitar los vertidos de Peñaflor al río Gállego

Más noticias

El Ayuntamiento de Zaragoza ha completado la elaboración del proyecto de ejecución destinado a abordar el problema del vertido de aguas residuales en el barrio rural de Peñaflor hacia el río Gállego. La iniciativa, desarrollada por Ecociudad, incluye la implementación de una nueva canalización mediante un tanque de tormentas y tuberías de saneamiento que transportarán las aguas residuales hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de La Cartuja. Este proyecto supondrá una inversión global estimada de 3,9 millones de euros, de los cuales 1,5 millones ya están contemplados en el Presupuesto de 2024.

El consejero de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano, ha explicado que, aunque el tratamiento adecuado de las aguas residuales en el término municipal es elevado, alrededor del 99%, aún existen áreas sin sistemas de tratamiento. Este es el caso del barrio rural de Peñaflor, al norte del municipio, que cuenta con una red de alcantarillado unitaria que vierte las aguas residuales directamente al río Gállego en momentos de lluvia.

Ubicación del tanque de tormentas y sistema de bombeo hasta su salida del casco urbano. Ayuntamiento de Zaragoza.

En los últimos años, el Ayuntamiento ha buscado soluciones a este problema, contemplando incluso la posibilidad de construir una nueva EDAR en la zona. Sin embargo, esta opción resultó inviable debido a diversas complicaciones técnicas, de espacio y ubicación. Por lo tanto, se ha optado por un proyecto que describe, define y valora las obras para resolver el vertido en el barrio de Peñaflor, siguiendo los criterios generales del Ayuntamiento y cumpliendo con la normativa vigente.

La solución propuesta implica la construcción de un tanque de tormentas, una tubería de impulsión de aproximadamente 1.250 metros de longitud, y un emisario, una tubería de gravedad con una longitud de alrededor de 6,9 kilómetros, que conectará con el sistema de saneamiento existente en la EDAR de La Cartuja. El trazado de estas conducciones ha sido diseñado para minimizar la afectación a zonas urbanas y parcelas privadas, aprovechando en lo posible los caminos existentes y las zonas públicas.

El tanque de tormentas se ubicará en una parcela de regadío con una cota al menos 2 metros inferior a la del camino existente. Este tanque recibirá únicamente aguas fecales en episodios de lluvia, evitando la deposición de sedimentos para reducir las labores de mantenimiento. La estación de bombeo, anexa al tanque de tormentas, facilitará la explotación del sistema, y sus bombas podrán ser sumergidas o trabajar en seco.

La tubería de impulsión ascenderá por una rampa para salvar el escarpe sobre el que se asienta el núcleo urbano de Peñaflor. A partir de ahí, el emisario seguirá un trazado que aprovecha caminos existentes, cruzando carreteras y terrenos de organismos como el CSIC y el CITA, hasta llegar a la EDAR de La Cartuja.

Todos los trámites con los distintos organismos ya cuentan con el visto bueno, y se espera la gestión administrativa final para avanzar con el proyecto. Este enfoque busca cumplir con los compromisos de sostenibilidad de la ciudad y mejorar el desarrollo del barrio de Peñaflor, resolviendo una demanda vecinal histórica que ha estado pendiente durante décadas.

spot_img
spot_img

En portada

La Selección Española congregó a 10.533 espectadores en una noche mágica

Zaragoza vivió una noche mágica, una noche de récord, en el partido que enfrentó a las selecciones masculinas de...
spot_img

Más artículos como este

spot_img