El último Informe de Indicadores de Ebrópolis refleja un comportamiento positivo en modelo de ciudad y comercio exterior

Zaragoza y Aragón mantienen posiciones en sectores considerados estratégicos, de forma que continúan en muchos de ellos por encima de la media española en el año previo a la pandemia derivada por la Covid-19. Esta es la fotografía de Zaragoza, su entorno, la provincia y Aragón que ofrece el último informe anual de indicadores elaborado por el Observatorio Urbano de Ebrópolis, a través del análisis de un centenar y medio de datos.

El Informe de Indicadores 2019 ha sido elaborado por el equipo técnico del Observatorio de Ebrópolis, en el que participan representantes de 10 entidades, para medir y evaluar con datos objetivos el avance de Zaragoza y los municipios de su entorno en relación con la Estrategia Zaragoza +20 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

El Observatorio ha realizado también un primer avance con los escasos datos disponibles de 2020, que reflejan ya las importantes consecuencias de la crisis desatada por la Covid-19 en diferentes ámbitos.En este sentido, la vicepresidenta de Ebrópolis María Navarro, ha recordado la importancia del informe ya que, según ha explicado «el análisis de estos datos ayudan a la hora de tomar decisiones. Tanto los que gestionamos las administraciones públicas, como los agentes sociales y económicos nos guiamos por muchas de estas variables para impulsar proyectos ya que nos facilitan una foto real de la situación del territorio y su evolución de un año a otro».

De acuerdo con el Informe, de los 147 indicadores analizados, nueve de ellos mejoran su valoración respecto a un año antes (de negativa a alerta o de alerta a positiva). Además, en conjunto, un total de 59 indicadores estratégicos se encuentran en situación positiva, uno más que en el informe anterior. Entre los que evolucionan positivamente se encuentran los de licencias de obras para rehabilitación (un 21,5% más en Zaragoza, importante por su potencial de regeneración de zonas urbanas degradadas o en riesgo) y la potencia de energía renovable instalada en la provincia de Zaragoza, gracias al desarrollo de las energías solar fotovoltaica y eólica; así como las personas beneficiarias del sistema de dependencia en relación con la población total de Aragón (sube al 2,5%). En la ciudad de Zaragoza, además, mejora ligeramente, hasta el 6%, el índice asistencial en ayuda a domicilio, lo que se valora positivamente.

Asimismo, en el último año analizado también evolucionan positivamente la calidad de los cauces fluviales zaragozanos; el número de víctimas de accidentes de tráfico, con un descenso acusado en Zaragoza; el porcentaje de empresas innovadoras; la tasa de idoneidad; la variación de publicaciones científicas y la satisfacción ciudadana con servicios municipales (sube un punto, hasta un 7,2). En este ámbito, y por este orden, Bomberos, el 010, la Policía Local, el tranvía, los centros cívicos y las ludotecas son los que reciben mejores puntuaciones.

Por el contrario, en el último año analizado por el Observatorio de Ebrópolis, retroceden en su valoración los referidos a las tasas de pobreza relativa respecto a los umbrales de Aragón y de España; las variables del clima; la producción aragonesa de energía renovable en relación con el total; el grado de autoabastecimiento energético de la comunidad autónoma; el importe de los proyectos de investigación; la solicitud de patentes; la participación de la población aragonesa de 25 a 64 en educación-formación; las empresas spin-off y start-up de Unizar y los pasajeros por vía aérea.

Navarro ha recordado que «estos datos nos tienen que servir para reflexionar sobre la ciudad y las políticas que tenemos que aplicar para sus necesidades reales» y ha explicado que el Ayuntamiento de Zaragoza ya cumple con algunas de las propuestas del Observatorio de Ebrópolis. «El informe de Ebrópolis ve positivo el aumento de licencias de rehabilitación pero indica que su aumento sería deseable. Tan solo en dos años el Gobierno de la ciudad ha invertido casi 14 millones de euros en rehabilitación, financiando más ascensores que en siete años de gobiernos anteriores. Además hace referencia a las relaciones con la Universidad de Zaragoza y el medio ambiente, sectores que cuentan con el apoyo del Consistorio a través de nuevas cátedras y proyectos como Pontoneros o el Bosque de los Zaragozanos» ha dicho.