Los grupos ciclistas piden que la Avenida Navarra se limite a 30 km/h tras su reforma

El Colectivo Pedalea y Bielas Salvajes han presentado alegaciones al proyecto de reforma integral de un tramo de la Avenida Navarra, que actualmente se encuentra en periodo de exposición pública. Las entidades ciclistas han decidido comparecer en este trámite tras no haber tenido oportunidad de hacer sus aportaciones antes de la redacción del proyecto, al no haber sido convocadas por el ayuntamiento a ninguna consulta previa. 

La principal reclamación de los colectivos ciclistas es que la velocidad máxima de este tramo de la Avenida quede en 30 km/h en lugar de los 50 km/h que actualmente plantea el proyecto. En la alegación presentada se recuerda que el propio documento municipal prevé que el principal flujo de tráfico a motor se desvíe hacia Avenida de Soria, y que el tramo reformado de Avenida de Navarra quede con un uso residencial y local. Los grupos ciclistas indican que la velocidad de 50 km/h es incompatible con ese uso pacificado de la vía, además de que haría disminuir la seguridad del carril bici que está proyectado en la mediana junto a los carriles de tráfico general.

Otra mejora importante que las entidades proponen es definir con más detalle las entradas y salidas entre el carril bici de la mediana y las calles adyacentes, de manera que no se penalice su uso, y sobre todo las conexiones con los carriles bici ya existentes en Calle Rioja y Avenida de Madrid. El proyecto municipal incluye planos de “carriles bici provisionales” para conectar con estos existentes, pero los colectivos reclaman que estos planos se integren en la Memoria y en el Plan de Obras para así garantizar su correcta  ejecución.  

Los grupos ciclistas también reclaman que se amplíe y mejore el espacio peatonal, colocando más bancos en zonas de sombra, así como otros detalles técnicos relacionados con la señalización y semaforización.

En general, Bielas y Pedalea piden que el diseño de la vía ciclista se ajuste a los criterios recomendados en el marco de las ayudas a ayuntamientos para “Zonas de bajas emisiones y transformación del transporte urbano y metropolitano” del Ministerio de Transportes, aunque este proyecto en concreto no esté previsto que se financie a través del  Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En particular, destacan la necesidad de que se garantice la inteconexión con nodos de movilidad, y que se garanticen la seguridad y visibilidad de la vía ciclista. 

Pedalea y Bielas consideran que la inclusión de un carril bici en el proyecto de Avenida Navarra es una muestra de que la bicicleta está altamente integrada no sólo en la vida cotidiana de nuestra ciudad, sino incluso en su diseño y evolución; algo que hace sólo unos años hubiese sido impensable. Las entidades lamentan que el Ayuntamiento no contase con ellas antes de redactar el proyecto, lo que ha impedido que se tengan en cuenta algunas posibilidades de diseño, pero valoran muy positivamente que fuesen las asociaciones vecinales quienes defendieron la necesidad de incluir una vía ciclista segregada en el nuevo diseño de la Avenida.