13.8 C
Zaragoza
martes, noviembre 29, 2022
escucha onlinespot_img

Aspanoa reclama mejor atención educativa para los niños con cáncer

Más noticias

Aspanoa ha solicitado esta mañana al Gobierno de Aragón que revise la atención educativa que reciben los niños con cáncer, ya que se encuentra en una situación “muy mejorable” desde hace varios cursos.

Al tener una enfermedad grave que les impide ir al colegio durante al menos varios meses, los niños y adolescentes con cáncer son atendidos en el Aula Hospitalaria del Miguel Servet cuando están ingresados. El resto del tiempo reciben clase en sus casas a través del Servicio de Atención Educativa Domiciliaria en el caso de que residan en Zaragoza (compuesto por un equipo de cuatro maestros especializados) o por docentes de sus propios colegios o institutos si viven en otro municipio.

El problema -explica Gabriel Tirado, presidente de Aspanoa- es que ambos servicios (tanto el Aula Hospitalaria como el de Atención Domiciliaria) cuentan únicamente con maestros en sus plantillas, sin que haya ningún profesor de Educación Secundaria. “Esto está haciendo que los adolescentes con cáncer estén siendo atendidos por maestros que carecen de la especialidad necesaria para enseñar materias específicas como Biología, Inglés o Física”, lamenta el presidente de Aspanoa, quien señala que en varias ocasiones los maestros han solicitado a la Asociación que busque voluntarios para que les apoyen en estas materias, dado que ellos no se consideraban suficientemente preparados para impartirlas.

Además, en lo que respecta únicamente a la atención domiciliaria, se están produciendo dos problemas más. El primero es que la Consejería de Educación estableció que este curso los maestros impartirían un máximo de cinco clases a la semana a cada niño y que de ellas solo serían presenciales dos (el resto, telemáticas). “Es insuficiente para la mayoría de los niños -explica Tirado-. Muchos padres nos están contando que cuando sus hijos vuelven al colegio después del tratamiento van bastante retrasados con respecto al resto de sus compañeros”.

Y el segundo estriba en el retraso que sufren los niños con cáncer que no residen en la capital aragonesa hasta que Educación aprueba que sean atendidos por un profesor en sus casas. A diferencia de lo que ocurre en Zaragoza, donde hay un equipo específico de maestros de Atención Domiciliaria, en los demás municipios deben ser los Servicios Provinciales los que autoricen al centro educativo al que pertenece el menor un aumento de sus recursos humanos para poder atenderlo en su domicilio. La resolución de este trámite ha llegado a prolongarse este curso hasta dos meses, tiempo en el que estos pacientes han estado sin recibir clase en sus domicilios.

spot_img
spot_img

En portada

Lambán anuncia la llegada del grupo JV20 Forest a Andorra para industrializar la construcción en madera contralaminada

El Gobierno de Aragón aprobará la mañana en Consejo la Declaración de Interés Autonómico para el arranque de la...
spot_img

Más artículos como este

spot_img