La Diputación de Zaragoza convoca sus ayudas para los barrios rurales de la provincia, dotadas con un millón de euros

Entrevista en “Esto es Aragón” con Francisco Compés, Delegado de Cooperación de la DPZ

La Diputación de Zaragoza ha convocado su plan de inversiones en infraestructuras y equipamientos de los barrios rurales de la provincia para el ejercicio 2021. Un año más, estas ayudas vuelven a estar dotadas con un millón de euros de presupuesto y beneficiarán a 25 municipios que en total cuentan con 40 barrios rurales. 

Las subvenciones recibidas deben de ser destinadas a  obras en los accesos a esos núcleos, pavimentación de calles, alcantarillado, abastecimiento domiciliario de agua potable, recogida, gestión y tratamiento de residuos, limpieza viaria, cementerios y servicios funerarios, alumbrado público, parques y jardines, equipamientos culturales y museos, instalaciones de ocupación de tiempo libre, instalaciones deportivas, recursos hidráulicos, caminos vecinales y gestión del patrimonio.

La inversión de un millón de euros que contempla el plan se distribuirá a los ayuntamientos en dos anualidades: 900.000 euros este año y 100.000 en 2022. Desde el año 2016, la cuantía que cada barrio rural puede recibir se establece en función del número de habitantes por decisión del equipo de gobierno actual, eliminando así la cantidad fija que hasta ese momento recibían. Además, en 2017 prácticamente se duplicó la cuantía del plan, pasando de 550.000 euros al millón actual.

Una vez establecida la cuantía que le corresponde a cada municipio, serán los ayuntamientos los encargados de decidir cuáles son los barrios en los que es prioritario hacer inversiones, así como las actuaciones necesarias en cada uno de ellos.  La convocatoria de este plan ya ha publicado  en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza (BOPZ) y el plazo para solicitar las ayudas finalizará el viernes 7 de mayo.

Se consideran barrios rurales aquellos núcleos separados de la capitalidad del municipio que figuran en la encuesta de infraestructura y equipamiento local y que por sus características poblacionales, estructura de las viviendas, antecedentes históricos y manifestaciones de una peculiar idiosincrasia pueden ser objeto de un tratamiento diferenciado y específico y que han sido reconocidos como tales a través de distintos acuerdos de la institución provincial. 

Los 25 municipios y los 40 barrios rurales que pueden acogerse al plan son Ardisa (Casas de Esper), Bárboles (Oitura), Belmonte de Gracián (Viver de Vicor), Biota (Malpica de Arba), Calatayud (Embid de la Ribera, Torres y Huérmeda), Ejea de los Caballeros (Bardenas, El Bayo, Farasdués, Pinsoro, Rivas, El Sabinar, Santa Anastasia y Valareña), El Frasno (Aluenda, Inogés y Pietas), Fuentes de Ebro (Rodén), La Joyosa (Marlofa), Lucena de Jalón (Berbedel), Luna (Lacorvilla), Monreal de Ariza (Granja de San Pedro), Monterde (Llumes), Morés (Purroy), Murillo de Gállego (Concilio y Morán), Navardún (Gordún), Los Pintanos (Pintano),Sádaba (Alera), Salvatierra de Esca (Lorbés), Santa Eulalia de Gállego (La Sierra de Estronad), Sestrica (Viver de la Sierra), Sigüés (Asso-Veral), Sos del Rey Católico (Campo Real), Tarazona (Cunchillos, Tórtoles y Torres de Montecierzo) y Tauste (Sancho Abarca y Santa Engracia).