12.5 C
Zaragoza
lunes, octubre 25, 2021
escucha onlinespot_img
InicioCulturaL’eroi, de Baltasar Gracián, se incorpora a la “Colezión Clásicos Isabel de...

L’eroi, de Baltasar Gracián, se incorpora a la “Colezión Clásicos Isabel de Rodas”.

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Política Lingüística y con la colaboración de la Dirección General de Cultura, acaba de incorporar a la plataforma Aragón eBiblio y la Biblioteca Virtual de Aragón (Biviar), la obra de Baltasar Gracián, L´eroi. Con este tratado, publicado en 1637, Baltasar Gracián quiso resaltar las virtudes y las normas morales que deben acompañar al hombre excepcional, siguiendo la estela que iniciaran Nicolás Maquiavelo, con El Príncipe, o Baltasar de Castiglione con El Cortesano. La “Colección Clásicos Isabel de Rodas” es una iniciativa que recoge textos clásicos en aragonés o traducidos a esta lengua y cuyos primeros títulos fueron Oficina de Horizonte y Exactamente perdido, de Miguel Labordeta, autor del que este año se celebra el centenario de su nacimiento y Cuentos antiguos de Emilia Pardo Bazán, de la que se conmemora el centenario de su muerte. Isabel de Rodas y Araiz, de quien toma el nombre esta colección fue una escritora del siglo XVII que vivió en el Colegio de las Vírgenes de Zaragoza, que no tuvo carácter conventual y que puede relacionarse con los llamados «colegios de doncellas» de la Edad Moderna. Ello explica que fuera una de las pocas mujeres que, en el siglo XVII, escribiera en el ámbito hispánico y, hasta donde se conoce, la única, junto con Ana Abarca de Bolea, que lo hizo en aragonés. Para ello aprovechó uno de los espacios literarios que las mujeres comenzaron a compartir con los hombres en esa centuria, los certámenes poéticos barrocos. En concreto, participó en el que tuvo lugar en Huesca en 1650, con el fin celebrar el matrimonio del rey Felipe IV y Mariana de Austria, y cuyas composiciones se publicaron en la Palestra numerosa austriaca (Huesca, 1650). Lo hizo con un romance jocoso de veinticinco coplas, «Mueso rei Felipe Quarto», con el que felicitaba a los reyes por su boda. De esta manera, Isabel de Rodas, junto con la mencionada Ana Abarca De Bolea, abrieron a la mujer un espacio en la literatura en lengua aragonesa.

Publicidadspot_img

TITULARES DEL DÍA