6.5 C
Zaragoza
jueves, diciembre 1, 2022
escucha onlinespot_img

Pablo Aguilar, un “intruso” en el centro de alto rendimiento de las hermanas Royo

Más noticias

Jueves 23 de abril. Esta fecha llevaba marcada ya algunos meses en el calendario de unas hermanas Royo que habían competido con ilusión durante todo el curso con un único deseo, el de poder verse de nuevo las caras en la Fase Final de la Liga Femenina 2.

Pero quién iba a poder imaginar por aquel entonces que, una vez llegado el esperado día, iban a tener que verse en una situación muy diferente, a cientos de kilómetros de aquellas ciudades que se postulaban para poder acoger la lucha por el ascenso y sin poder salir de su casa ni siquiera para entrenar.

Así lo ha querido una epidemia mundial que ha privado tanto a Estela como a Bea de poder completar el curso sobre las pistas pero que, sin embargo, se ha convertido en toda una oportunidad para ellas a la hora de poder disfrutar de una vida en familia de la que han estado un tanto alejadas durante las últimas temporadas.

Situación que han afrontado con ese optimismo que siempre les ha caracterizado y que ha convertido su hogar familiar a las afueras de Zaragoza en un auténtico centro de alto rendimiento al que se ha incorporado recientemente un nuevo deportista de élite.

Su nombre no ha sido otro que el de un Pablo Aguilar -marido de Estela y cuñado de Bea- que “solicitaba plaza” en el stage maño tras la cancelación de la Liga japonesa y haciendo uso de esa wildcard familiar que le está permitiendo el poder mantenerse en forma con unas sesiones de entrenamiento de nivel.

Así lo relataba el jugador nazarí desde su nuevo destino: “Para mí es toda una satisfacción el poder entrenar con gente acostumbrada a hacerlo a un gran nivel como son Estela y Bea. Ayuda mucho en el aspecto físico pero también en el mental ya que son jugadoras de primer nivel y muy competitivas lo que hace que te lo tengas que tomar muy en serio”.

Sin lugar a dudas el mejor momento del día para estos tres referentes del baloncesto nacional quienes siguen trabajando así de manera intensa e impulsados, tal y como relata el propio Pablo, por algún que otro pique deportivo-familar: “Los entrenamientos son muy amenos y hacen que el tiempo pase más rápido. Tenemos incluso piques entre nosotros proponiendo ejercicios que nos gustan o con los que queremos mejorar y eso ayuda a que el nivel esté siendo muy alto”.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

spot_img
spot_img

En portada

Aragón impulsa la igualdad de trato y de oportunidades a los afectados por VIH/SIDA

La comunidad ya aprobó la eliminación de la infección como causa médica de exclusión en el acceso al empleo...
spot_img

Más artículos como este

spot_img